La NBA peligra más que nunca

Cuando la temporada de la NBA debía llevar ya varios partidos jugados, jugadores y clubes acaban de llegar aun punto tal de confrontación que por primera vez peligra la competición 2011-2012. Los jugadores han disuelto el sindicato ante la última oferta de los propietarios (reparto de los beneficios de la NBA al 50%, cuando hasta ahora los jugadores recibían el 57% y los dueños de los equipos se quejaban de que habían entrado en una situación deficitaria) y han llevado el tema a los tribunales acusando a los clubes de violar las leyes antimonopolio. Si la última oferta de los dueños era definitiva y si ya no hay representantes de los jugadores con los que negociar, habrá que esperar a una decisión judicial que solucione este conflicto, calificado por Barack Obama como una lucha entre millonarios y multimillonarios.

Como señalaba ayer Pau Gasol en su Twitter, quedan 45 días para que se alcance un acuerdo y la temporada no se suspenda de forma definitiva, que es el principal riesgo a día de hoy. Con ello, los Mavericks de Dallas serían campeones durante dos años sin jugar y los equipos europeos seguirían contando toda la temporada con las estrellas "prestadas" por la liga estadounidense. El Real Madrid, con Rudy Fernández y Serge Ibaka, y el Caja Laboral, con Seraphin y Reggie Williams, son dos de los más favorecidos si se llegara a la suspensión definitiva. Pero también el CSKA MOscú, que cuenta con Kirilenko, el Maccabi, donde juega Jordan Farmar, o el Villeurbanne, que ha logrado contar en su equipo con Tony Parker y Ronnie Turiaf. Si en enero no se alcanza un acuerdo, la NBA quedaría suspendida y el baloncesto europeo mantendría el gran nivel alcanzado con todas estas figuras "sin equipo".