Muguruza gana el Abierto de Monterrey

Garbiñe Muguruza se levantó de un set y una rotura de servicio en contra para derrotar por 3-6, 6-4 y 6-3 a la húngara Timea Babos en la final del Abierto de Tenis de Monterrey.

Sin respeto por el tercer lugar que ocupa la española en la clasificación mundial, Babos, 44 del mundo, comenzó agresiva y estuvo a punto de quebrar el servicio de la hispana; Muguruza mantuvo el saque y se puso en ventaja de 0-30 en el segundo juego, pero Babos se recuperó. La decisión de la primera manga llegó en el sexto juego, cuando Muguruza cometió una doble falta en el peor momento y la húngara se fue delante 4-2.

CAMBIO DE ACTITUD

Muguruza cambió la actitud, comenzó a lanzar pelotas profundas y a arriesgar. Sin embargo, Babos defendió bien y ganó 6-4. En el momento en que parecía mejor la española porque había cerrado bien a pesar de perder el primer set, Babos le rompió el saque y puso el camino cuesta arriba para la primera favorita, que acudió a su revés a dos manos y a una mejoría de su 'drive' para devolver la rotura en el cuarto juego.

Llegaron 4-4 al noveno. Muguruza mantuvo el saque y volvió a quebrar el servicio de su oponente en el décimo juego al subir a la red y lanzar su revés y luego obligar a su rival a lanzar la pelota contra la red para decretar el 6-4.

Empatadas, las dos arrancaron bien el tercer set, hasta que llegaron al sexto juego en el que Babos cometió un par de dobles faltas, algo que no pasó por alto la española, quien sacó el instinto depredador de las jugadoras de alto nivel y con un revés cruzado consiguió la rotura de saque decisiva.

BORRADA DE LA PISTA

Babos ya no jugó igual; fue borrada en el séptimo y, aunque mantuvo el servicio en el octavo, poco pudo hacer en el noveno en el que la española fue paciente y marcó diferencia con su servicio y su derecha bien educada, que lanzó disparos a los límites de la cancha.

Es el primer título de Muguruza en la presente temporada, que le sirve para sumar 280 puntos y llevarse un premio de 43.000 dólares poco antes de tomar parte en la temporada de polvo de ladrillo que culminará en el Roland Garros, que la tenista ya ganó en 2016, su primer título de 'Grand Slam', un año antes de reinar en Wimbledon la pasada temporada.

"ES LA DE LAS VECES QUE MÁS ME HA EMOCIONADO, REALMENTE LO QUERÍA"

Muguruza aseguró sentirse muy emocionada tras su victoria: "Creo que es de las veces que más me he emocionado. Es un título que realmente quería. Mi intención era venir a Monterrey y ganar el torneo, y hacerlo delante de Latinoamérica que no hay tantas oportunidades. Este es un torneo de los más importantes y me siento tan identificada con la gente que me anima que pienso "no puedo decepcionarles, quiero ganar e irme de aquí con el trofeo".

"Fue un partido difícil porque Timea ha estado jugando muy bien, ha tenido un saque muy potente. El primer set me escapó. Empezar una final perdiendo es difícil mentalmente porque quieres ganar, pero estoy contenta porque no dejé perder la esperanza. El público me dio fuerzas", explicó Muguruza, quien destacó que el apoyo del público "es clave en algunos partidos".

La española confesó que todos los días piensa en qué debe hace para volver a liderar la clasificación mundial femenina. "Mientras esté ahí habrá chance. De momento lo estoy haciendo bien, creo estar en el camino adecuado, unos torneos dan, otros no; pero de momento voy bien", indicó.