Mourinho arremete contra el poder del Barça con los árbitros

Mourinho arremete contra el poder del Barça con los árbitros

José Mourinho, técnico del Real Madrid denunció el poder que cree que tiene el Barcelona en la UEFA y con los arbitrajes, indignado por la expulsión de Pepe, que condicionó la ida de las semifinales en el Santiago Bernabéu (0-2). "No sé si es por la publicidad a UNICEF, si es el poder de Villar en la UEFA. No lo entiendo. Enhorabuena por su fantástico equipo de fútbol, pero, sobre todo, por lo que tiene tan difícil de conseguir, este poder que te deja sin ninguna posibilidad. Espero que un día me respondan a esta pregunta", añadió.

"El Barcelona es un equipo de fútbol absolutamente fantástico, pero por qué Ovrebo hace tres años hizo que el Chelsea no pudiese ir a la final; el año pasado con el Inter fue un milagro jugar con diez hombres tanto tiempo; y por qué este año acaban con la eliminatoria en un partido que iba a terminar empate a cero", manifestó.

Mourinho reconoció que su expulsión no se produjo por insultos al colegiado alemán Wolfgang Stark. "Simplemente me he reído y he aplaudido su decisión". Y cuestionó la roja que recibió Pepe por una entrada a Dani Álves. La jugada que marcó el duelo. "El árbitro marca falta al revés, contra el Barcelona, y de repente, por milagro, Pepe es expulsado. Mi equipo con diez y vía libre para solucionar los problemas que no habían podido. El partido de Barcelona es misión imposible. Ellos tienen que llegar a la final y punto. Un equipo de esta dimensión no necesita de algo obvio que todos lo ven", opinó.

Pese a sus duras palabras en rueda de prensa, el técnico portugués aseguró que se mordía la lengua. "Si le digo al árbitro y la UEFA lo que pienso y lo que siento termina mi carrera hoy. Dejó una pregunta. ¿Por qué en cada semifinal me pasa lo mismo?".

"ESTAMOS ELIMINADOS"

No se arrepintió Mourinho de su planteamiento defensivo en el Santiago Bernabéu y reconoció que le valía el empate a cero. "Estamos eliminados. Iremos a Barcelona con orgullo y respeto, pero a veces me da asco vivir en este mundo. Si hubiésemos ido con la eliminatoria abierta nos habrían matado otra vez".

"El planteamiento tiene diferentes momentos del partido. Fases que pasaban por no sufrir goles, frustrar al adversario, jugar compacto y en un momento hacer un cambio de organización con la entrada de un nueve fijo y Kaká por Lass. Era un partido para empatar a cero que buscaría ganar en el momento de frustración del rival", explicó.

Cualquier respuesta de Mourinho acabó con quejas arbitrales. "Puedes perder, pero tienes un planteamiento que el árbitro no ha dejado hacer porque hoy expulsa a Pepe, no marca cuatro penaltis ante el Chelsea, expulsa a Motta en el Inter o Van Persie este año al Arsenal. ¿De dónde viene este poder?".

"Debe tener un sabor diferente ganar así. Debes sentirte muy mal. Sé lo que pensó la gente del Chelsea en su día, lo que sufrió la del Inter y lo que siente hoy la del Real Madrid. Soy honesto, esto no es un drama para mi. No estoy demasiado triste ni frustrado. Me deja mal la incapacidad de responder por qué pasa esto. Ganar así no tiene el mismo sabor".

Para Mourinho, lo ocurrido en el partido no es una consecuencia de haber calentado en exceso la semifinal por el cruce de declaraciones con Guardiola. "No vi que el ambiente estuviese demasiado caliente, tengo libertad de comentar unas declaraciones extrañas de Guardiola porque criticó a un árbitro que pitó muy bien. Él me responde con libertad, metiendo política en el fútbol, que no debe entrar", dijo.

"El árbitro, en condiciones normales, tendría que hacer un partido normal, pero no lo ha hecho. Cuando no nos pitó en Lyon un penalti de Gourcouff pensé que no lo había visto. A lo mejor no quería que llegásemos ni a cuartos de final. Estaba pactado", concluyó.