Mireia Belmonte: "Todavía no he visto mi techo"

Mireia Belmonte, mariposa
Mireia Belmonte, mariposa |Telemadrid

Mireia Belmonte aseguró, tras cerrar el año 2014 con cuarenta medallas internacionales, trece títulos de campeona de España y tres récords del mundo, que tiene ganas de mejorar y de cuidar los "pequeños detalles" que en Río 2016 le podrían reportar el oro olímpico.

"Mi techo espero todavía no verlo. Todavía puedo mejorar cosas dentro de la piscina, mínimos detalles que luego hacen la diferencia", comentó en una rueda de prensa celebrada en un hotel de Madrid.

"TENGO QUE TRABAJAR MÁS EN EL GIMNASIO"

"Tengo que hacer más trabajo mental, cuidar el descanso y trabajar más en el gimnasio. Mi objetivo es Río 2016, dentro de un año y medio", agregó en alusión a su deseo de obtener el oro en la cita olímpica, tras las dos medallas de plata conseguidas en los pasados Juegos de Londres 2012.

Cuarenta medallas internacionales, trece títulos de campeona de España y tres récords del mundo fueron el bagaje de Mireia Belmonte en el año 2014, que la pupila de Frédéric Vergnoux coronó con seis oros en Can Llong (Sabadell). Víctima del cansancio acumulado a lo largo de la temporada, la nadadora de Badalona acusó también su alergia al cloro en la última jornada de competición en la sede del CN Sabadell.

"Ya en el calentamiento noté algún dolor en el pecho. En los 200 estilos no le quise dar importancia, pero en los 800 metros libre no sabía realmente si estaba yendo hacia un lado u otro de la piscina. Tuve que tocar la pared, situarme y conseguí seguir", comentó sobre un pequeño desfallecimiento que, sin embargo, no le impidió superar en siete segundos a sus rivales.

Aunque la "preparación no ha cambiado mucho" con respecto a los últimos años, Mireia Belmonte sí reconoce que sus éxitos recientes se deben a su ambición. "Cada vez tengo más ganas de trabajar, de mejorar y de cuidar los detalles, dentro y fuera del agua", dijo.

Ni siquiera disciplinas en las que era "novata", como los cinco kilómetros en aguas abiertas con los que inició la conquista de seis metales en los pasados Europeos, celebrados en Berlín, resistieron el ansía de mejora de la badalonesa para quien "todas las medallas tienen el mismo valor".

"Cada año tengo la suerte de ir progresando y mejorando todas mis marcas. Me ha salido muy bien pero siempre se puede hacer mejor", subrayó Belmonte, responsable de que, en los pasados Mundiales de piscina corta de Doha, España ocupara el quinto lugar del casillero.

Entonces la pupila de Vergnoux, al que agradeció su crecimiento, sumó cuatro medallas de oro (400 y 800 libre, 200 mariposa y 400 estilos), dos de ellos con plusmarca mundial ante la húngara Katinka Hosszu, a la que definió como "una nadadora excepcional". "Es interesante tener rivalidad con alguna nadadora cuando te estás disputando el primer puesto y para mí es un honor competir con ella", señaló.