Messi, a juicio: piden 22 meses y medio de cárcel

El titular del juzgado de primera instancia número 3 de Gavá (Barcelona) ha dictado auto de apertura de juicio oral por el que sentará en el banquillo de los acusados al futbolista del FC Barcelona Lionel Messi y a su padre, Jorge Horacio Messi, acusados de tres delitos contra la hacienda pública.

El juez envía a juicio a Messi porque el abogado del Estado ha mantenido su escrito de acusación contra el astro futbolístico en el que le considera, en contra de lo que opina el fiscal, "coautor" de los tres delitos con su padre por defraudar 4,1 millones de euros a Hacienda.

TRES DELITOS

La Abogacía del Estado ha pedido que Leo Messi sea condenado a 22 meses y medio de cárcel por tres delitos contra la Hacienda pública cometidos entre 2007 y 2009. A diferencia de la Fiscalía, el organismo, que representa los intereses de Hacienda, sí acusa al delantero del Barça, además de a su padre, Jorge Horacio Messi.

La Fiscalía pide 18 meses de prisión solo para el padre del delantero por defraudar 4,1 millones de euros a Hacienda, y solicita el archivo de la causa para el futbolista, contra el que inicialmente se querelló.

La Fiscalía se querelló inicialmente por fraude fiscal contra Messi y su padre y representante, Jorge Horacio, pero meses más tarde pidió el archivo de la causa para el futbolista, después de que ambos pagaran al juzgado 5 millones de euros, que incluían la suma defraudada más los intereses.

El padre de Messi asumió ante la juez toda la responsabilidad en la gestión tributaria de su hijo, pero la instructora acordó mantener al futbolista imputado en la causa, en una decisión que después respaldó la Audiencia de Barcelona.

Por el contrario, la Fiscalía sostiene que la intervención de Messi fue "puramente formal" y se limitaba a seguir las indicaciones de su padre, "en quien confiaba plena y ciegamente", por lo que no está acreditado que su propósito fuera defraudar a Hacienda, opinión que no comparte el abogado del Estado.

Para el fiscal, fue el padre del futbolista el que tuvo un "papel decisorio y decisivo" en la creación de una estructura societaria domiciliada en paraísos fiscales con la que presuntamente, entre 2007 y 2009, el deportista evitó tributar en España por los beneficios recaudados con sus derechos de imagen.

La Fiscalía admite que Lionel Messi firmó los contratos con que se materializó el fraude, pero subraya que lo hizo "acompañado de su padre y siguiendo sus indicaciones", sin que esté acreditado que el jugador "fuese consciente" de que ello suponía "avalar y consentir" la cesión de sus derechos a imagen a sociedades instrumentales con fines defraudatorios.

MESSI SE DEFIENDE

Messi afirmó que "la Fiscalía no acusó a Messi el pasado 25 de septiembre de cualquier delito fiscal. En su escrito, la Fiscalía razonó ampliamente los motivos que deben llevar a no acusar a Messi", explican los abogados del jugador blaugrana en un comunicado.

Además, afirman que la Abogacía del Estado "contradice la solicitud" y "el criterio de la Fiscalía" y recuerdan que el escrito fue presentado el 8 de junio, mientras que el de la Fiscal es posterior, concretamente del 25 del pasado mes.

En este sentido, el comunicado de Messi incide en que la Abogacía del Estado "representa los intereses de la Agencia Tributaria", mientras que la Fiscalía es el "órgano de relevancia institucional inegrado con autonomía funcional en el Poder Judicial". "La pena que solicita la Abogacía del Estado no implica su cumplimiento efectivo", recuerdan.

Por último, Lionel Messi confirmó que presentará alegaciones de cara al juicio, así como las pruebas que considera oportunas para corroborar la posición del Ministerio Fiscal, que "es la correcta" porque no acusa a Messi, finaliza el comunicado.