88-89. El Madrid sufre hasta el final para ganar al Unicaja

El Unicaja lo intentó y le plantó cara hasta el final al Real Madrid en un partido de altura, aunque a pesar de los buenos minutos que tuvieron los malagueños gracias a Nemanja Nedovic (25 puntos) y Ray McCallum (20), acabaron sucumbiendo ante el líder y sumando su tercera derrota consecutiva (88-89).

La igualdad entre ambos conjuntos fue la tónica reinante durante los minutos iniciales de un primer cuarto que comenzó de forma trepidante y en el que la línea de 6'75 fue un buen aliado para un Unicaja que, a pesar de estar acertado de cara al aro, no podía con el líder.

17-21, EN EL PRIMER CUARTO

El Real Madrid estuvo más fuerte que los cajistas, con Anthony Randolph y Luka Doncic a la cabeza, lo que se tradujo en un 17-21 para poner fin a los diez primeros minutos de partido en el José María Martín Carpena.

El segundo cuarto del partido tuvo nombre propio y fue Nemanja Nedovic. En unos minutos de inspiración y gran baloncesto, el serbio dio un recital y levantó a los cajistas con 19 puntos y puso en el minuto 15 a los de Joan Plaza por delante con un triple que supuso el 34-33.

Los malagueños cogieron alas y se contagiaron del buen hacer de Nedovic para llevar al equipo a una ventaja de 48-45 a falta de 50 segundos para el descanso con una canasta de Jeff Brooks y que obligó a Pablo Laso a pedir tiempo muerto, aunque no sirvió de mucho porque el Unicaja terminó el segundo cuarto por delante de los blancos con un ajustado 48-47.

UNICAJA SE ESCAPA

Tras el descanso, el Unicaja siguió incrementando sus rentas hasta ponerse, gracias de nuevo a Nedovic, cuatro puntos por delante (54-49, min.23), pero el buen acierto de Fabien Causeur dio de nuevo la vuelta al partido (56-63, min.28).

Cuando pareció que a los locales se les había apagado la luz, Ray McCallum salió al rescate del equipo con varias acciones de gran mérito que levantaron al público de sus asientos, aunque el Real Madrid acabó poniéndose por delante y cerró el cuarto con un incierto 65-69.

El partido se convirtió en una montaña rusa y, mientras el Real Madrid siguió anotando, McCallum se echó al Unicaja a sus espaldas y fabricó la remontada, que comenzó con una suspensión en el minuto 33 que colocó el 73-76 en el marcador.

CAUSEUR RESUELVE

Los de Plaza metieron una marcha más y, a falta de cinco minutos para el final, un triple de Sasu Salin desató la locura en el Carpena y selló el 84-78, pero los cajistas cometieron el error de confiarse ante el líder y Chasson Randle tensó el partido con un triple a falta de dos minutos (84-82), antes de que Causeur pusiera de nuevo las tablas (84-84).

El partido se resolvió en escasos 40 segundos, Nedovic, con dos tiros libres, volvió a darle la vuelta al resultado con un 86-84 y Causeur, desde la línea de triples, giró de nuevo el electrónico (86-87); la grada fue clave para convertir al Carpena en el 'Infierno Verde', pero Causeur aguó la fiesta con una nueva canasta y Nedovic falló el último tiro, dando una nueva victoria al líder de la competición.

FICHA TÉCNICA:

Unicaja (17+31+17+23): McCallum (20), Salin (9), Díez (3), Brooks (14), Augustine (2) -cinco inicial-, Okouo (0), Díaz (2), Milosavljevic (0), Nedovic (25), Waczynski (7), Jean-Charles (2) y Suárez (4)

Real Madrid (21+26+22+20): Causeur (21), Randolph (13), Doncic (10), Tavares (4), Taylor (12) -cinco inicial-, Randle (5), Fernández (5), Radoncic (0), Yusta (0), Carroll (8), Thompkins (7) y Reyes (4)

Árbitros: Conde, Araña y Padrós. Sin eliminados

Incidencias: Partido de la vigésima quinta jornada de la Liga Endesa disputado en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena de Málaga ante unos diez mil espectadores. En los prolegómenos del partido, el Unicaja homenajeó a su exjugador Jorge Ggarbajosa, actual presidente de la Federación Española de Baloncesto, con la entrega de una camiseta de manos del secretario técnico del club malagueño, Carlos Jiménez