El Madrid quiere poner fin a tres años de oscuridad en Vitoria

El Madrid quiere poner fin a tres años de oscuridad en Vitoria

El Real Madrid viaja a Vitoria para medirse al Baskonia, en la vigésima primera jornada de la Euroliga, con el objetivo de poner fin a tres años de oscuridad en la capital alavesa en donde no gana, en ninguna competición, desde el 15 de febrero de 2014. El equipo de Pablo Laso ha visitado en estos tres años el Fernando Buesa Arena en cuatro ocasiones, tres correspondientes a la Liga española y una a Euroliga, con el mismo resultado, la oscuridad.

Además, en la máxima competición europea el Baskonia se mantiene invicto ante el Real Madrid en los tres partidos que han disputado hasta el momento, los dos correspondientes al Top16 de la pasada campaña y al partido de ida de esta temporada, en el que los vitorianos vencieron por 87-91.

EL MADRID, LÍDER CON EL CSKA

Los precedentes históricos favorecen, sin embargo al Real Madrid que venció en 85 de los 125 choques que han mantenido con el Baskonia en la competición doméstica. Si sólo observamos los partidos disputados en Vitoria, el balance es 26-39 para los madridistas.

Ateniéndonos a la máxima competición europea y a esta temporada el Madrid, líder junto al CSKA Moscú, lleva seis partidos sin conocer la derrota, desde el pasado 22 de diciembre cuando perdió en Belgrado con el Estrella Roja por 82-70. Mientras que el Baskonia, viene de ganar en el Palau al Barcelona por 79-93. Y también de perder en el Buesa Arena con los azulgrana por 84-92.

Dicho todo esto el viernes será un partido nuevo, diferente a todos los anteriores. Con dos bajas importantes para el Real Madrid, Rudy Fernández y Felipe Reyes, que por contra ha tenido, después de mucho tiempo, la posibilidad de tener dos días de descanso y de cuatro para preparar el partido.

La derrota en Euroliga ante el Baskonia escoció y la de Vitoria en Liga fue uno de los peores partidos del equipo en la presente temporada. Aspecto que también ayudarán a la motivación de un equipo que quiere seguir en lo más alto de la clasificación de la máxima competición continental y que sabe que para ello tendrá que intentar ganar y acabar, de paso, con tres años de oscuridad.