Madrid Open: Plácido debú de Nadal ante Kuznetsov

Rafa Nadal se ha clasificado para octavos de final del Mutua Madrid Open, cuarto Masters 1.000 de la temporada, después de superar en su debut al ruso Andrey Kuznetsov (6-3, 6-3) en el partido disputado en el Estadio Manolo Santana de la Caja Mágica.

Un año después de perder en la final contra Andy Murray, Nadal volvía a la Caja Mágica avalado por su trayectoria ascendente, después de encadenar sendos títulos en Montecarlo y Barcelona. El tetracampeón en la capital española resolvió el partido en una hora y 18 minutos y buscará los cuartos de final contra el estadounidense Sam Querrey o el francés Lucas Pouille.

ÍDOLO DE LA AFICIÓN

El balear, que se había impuesto en sus dos duelos precedentes contra Kuznetsov, saltó a la pista entre la gran ovación de un público que le adora y enseguida correspondió a la hinchada, protagonizando un inicio fulgurante para rozar el 4-0 de salida. Olía a paseo, pero el número 39 del ranking mundial reaccionó a pesar de los nervios que parecían atenazarle (cuatro dobles faltas).

De esta forma, el partido se equilibró, pero Nadal mantuvo la constante que, tarde o temprano, acabaría decantando la balanza a su favor: mostrarse infraqueable con su servicio, hasta el punto de no conceder ni una bola de rotura en todo el partido. Los juegos fueron cayendo sin remedio y ni siquiera le hizo falta hacer daño al resto para cerrar la primera manga en 37 minutos y sin apenas errores no forzados.

NADAL HUELE A SANGRE

En la segunda, el jugador de Tula demostró durante unos minutos por qué se le considera una de las esperanzas del tenis ruso, pero pecó de inexperiencia en un momento clave y lo pagó con creces. Con 3-3 y 15-30 en contra, tiró fuera un cómodo smash y regaló dos bolas de break. Levantó la primera con clase, pero mandó fuera la segunda y terminó de cavar su propia tumba.

Nadal olió la sangre y ya no permitió rehacerse a su presa que, por otra parte, tampoco tuvo fuerzas para reaccionar. El quinto cabeza de serie encadenó los tres últimos juegos y acabó doblando en ganadores a su adversario (22-11), volviendo a demostrar que atraviesa un momento dulce a falta de pruebas más exigente sobre la tierra batida madrileña.

MURRAY Y RAONIC, A OCTAVOS

El británico Andy Murray, defensor del título, y el canadiense Milos Raonic se unieron a Nadal en los octavos de final del Masters 1.000 de Madrid, en una jornada en la que Verdasco quedó eliminado por el francés Richard Gasquet.

Murray se encontró con Radek Stepanek y el checo se dejó la piel en la pista. Venía de la fase previa y el lunes, con 37 años, se había convertido en el jugador en mayor edad en ganar un partido en un Masters 1.000 después de Jimmy Connors en Miami en 1992, cuando el estadounidense contaba 39 años y seis meses.

Viejo rockero, único jugador en la historia en ganar dos veces seguidas el punto decisivo en una final de la Copa Davis, Stepanek llevó a Murray hasta el tercer set pero el defensor del título se impuso por 7-6 (3), 6-3 y 6-1 en dos horas y 16 minutos Murray se enfrentará contra el vencedor del duelo entre el español Pablo Carreño y el francés Gilles Simon.

También avanzó a octavos el francés Richard Gasquet al derrotar a Fernando Verdasco, por 6-4, 3-6 y 6-1 en una hora y 48 minutos. Gasquet se medirá ahora contra el ganador del partido entre el italiano Fabio Fognini y el japonés Kei Nishikori. Raonic fusiló con 17 saques directos al ucraniano Aexandr Dolgopolov para vencerle, por 6-4, 6-7 (3) y 6-2 en dos horas y un minuto en su primer partido en Madrid.

El cañonero canadiense se enfrentará en octavos contra el vencedor del encuentro entre el español Albert Ramos y el francés Jo-Wilfried Tsonga.