Jémez: "Es bastante improbable que el Real Madrid nos meta nueve"

Paco Jémez, técnico del Rayo Vallecano, declaró que tiene un único sueño para el derbi que mañana disputarán frente al Real Madrid y es que su "equipo juegue mejor" que el conjunto blanco.

"Este tipo de partidos los afrontamos como un premio, porque no vamos a cambiar nada, ya que nuestra situación es de lo más tranquila. Este partido es un premio, porque es un año más que el Real Madrid vuelve a nuestro estadio y tiene que ser una fiesta para que todos disfruten", dijo Jémez, en rueda de prensa.

¿Y QUÉ PASA SI GANAMOS?

El técnico canario evitó barajar la posibilidad de que su equipo pueda caer estrepitosamente como le paso al Granada hace dos días en el estadio Santiago Bernabéu, cuando cayó por 9-1. "Si perdemos 9-1 la vida seguiría, pero también me hago otra pregunta. ¿Y qué pasa si ganamos? Seguro que más que si nos meten nueve. Esa es la idea con la que vamos", señaló.

"Lo que pase será el fruto de lo que haga el equipo en el campo. Quiero que pongamos en mayor número de aprietos al Real Madrid y no me preocupa el resultado. A nadie le sienta bien perder, pero no estoy pensando ahora mismo en eso", confesó.

"Es bastante improbable que nos metan nueve, porque es muy difícil que se consiga ese resultado. El otro día se juntaron dos frentes. Un equipo con mucho ímpetu, muchas ganas, y un partido malo del rival. Puede pasar que nos metan nueve, pero también pueden pasar muchas cosas. Yo lo que quiero que pase es algo antagónico", apuntó.

"Me voy a acostar pensando que el equipo va jugar mejor y va a ganar. Si ellos han hecho todo lo posible y perdemos, mi obligación es darles la enhorabuena y seguir adelante. Si es por bajar los brazos, los jugadores tendrán un problema. No somos de hincar la rodilla", manifestó.

FIEL A SU ESTILO

Puestos a perder, Jémez volvió a reconocer públicamente que prefiere hacerlo siendo fiel a su estilo atrevido y ofensivo, y por ello no cambiará la manera de jugar de su equipo.

"Aunque no le dé importancia la gente, sí la tiene la forma de perder. Para mí es muy importante. Tiene más importancia decidir esas cosas. No es lo mismo perder jugando bien o mal. Es un deporte de estados anímicos. A nosotros nos metió seis el Barcelona y a la siguiente semana ganamos. No nos hace daño nada de lo que pasa en la competición y tenemos capacidad de regenerarnos", confesó.

El técnico del Rayo desveló el sueño que tiene para este partido y que pasa por estar mejor sobre el césped que el Real Madrid de Carlo Ancelotti.

"Sueño solo con un partido y es que mi equipo juegue mejor que el Real Madrid. Es mi única obsesión. Solo con eso me voy contento. Si la gente se va contenta, me doy por contento yo, y si pasa más rato de pie que sentada, también", apuntó Jémez, que reconoció que, aunque el estilo del equipo blanco está definido, la presencia de uno u otro jugador puede cambiar algo la forma de juego de su rival.

"Que juegue Modric, Isco o James, a que juegue Bale, la cosa cambia. Son jugadores de características distintas. Con James e Isco ellos tiene más posesión y con Bale tienen más potencia. Esas variantes no nos cambian el planteamiento, aunque sí la fisonomía y la forma de jugar del Real Madrid", declaró.

Finalmente, Jémez habló sobre los objetivos que le queden por cumplir en el Rayo, una vez que por tercera temporada consecutiva se ha conseguido la permanencia de manera virtual y en la 2012/2013 logró un histórico octavo puesto en la clasificación.

"Posiblemente me queda ganar a un grande o ganar al Real Madrid. Ese reto lo tienes siempre ahí. La sensación de ganar al Real Madrid estando en un equipo pequeño debe ser tremenda, por el hecho de todo lo que tiene que hacer tu equipo y pensar que has hecho el partido perfecto", manifestó.

"Esta temporada es cuando mejor está el equipo, pero el año pasado el partido fue espectacular. Hasta el ultimo momento tuvimos ocasión de empatar. Las sensaciones fueron buenas y quiero ver ese tipo de partidos. Lo más importante será el baremo de la afición. Eso es lo que más nos va a calibrar. Ahora estamos en el mejor momento, pero no es para echar las campanas al vuelo", concluyó.