4-3. Italia sufre para meterse en semifinales

Italia se impuso por 4-3 a Japón en el partido más disputado e intenso hasta ahora de la Copa Confederaciones y garantizó su clasificación a las semifinales de la competición junto a Brasil, ambos con seis puntos en el Grupo A.

Pese a la superioridad de Japón en gran parte del partido y a que los nipones no se rindieron hasta el último minuto, Italia consiguió darle la vuelta a un marcador inicialmente contrario, ya que los asiáticos llegaron a abrir una ventaja de dos goles de diferencia en el primer tiempo.

La Azzurra, que sufrió por las temperaturas elevadas de Recife pese a jugar en la noche y tuvo que esforzarse más de lo esperado para contener a Japón, sólo empató en el segundo tiempo y tan sólo anotó el gol que le garantizó la victoria a cinco minutos del final.

Cuando Italia comenzaba a recuperarse y a acercarse con más peligro a la portería de Kawashima, un rápido contragolpe japonés y un pase equivocado de De Sciglio obligaron a Buffon a derribar a Okazaki en el área. El penalti que Honda convirtió en gol puso a Japón con justicia por delante del marcador y aumentó el desconcierto de la Azzurra.

La anotación no tranquilizó a los japoneses que siguieron presionando y demostrando su evolución, principalmente con jugadas rápidas que los italianos, visiblemente agotados y con dificultades por la temperatura, tenían dificultades de seguir.

GOL DE KAGAWA

La insistencia tuvo frutos diez minutos después cuando, tras el cobro de un tiro de esquina, Konno levantó un balón en el área italiana que Chiellini no fue capaz de rechazar y que permitió a Kagawa, tras darse una media vuelta, colocar el balón en un rincón inalcanzable para Buffon y aumentar a dos la ventaja en el marcador. La segunda anotación fue sentida por los italianos, que finalmente decidieron salir del área para evitar el naufragio.

La reacción fue encabezada por Pirlo que, tras casi anotar en el lanzamiento de un tiro libre, sacó un tiro de esquina en la medida para que De Rossi descontara de cabeza para los italianos.

Los europeos regresaron con mejor disposición en la segunda etapa y sólo necesitaron cuatro minutos para igualar el marcador mediante una jugada de Giaccherini, que cruzó desde la izquierda para un Balotelli que esperaba sólo en el área, pero el balón no alcanzó a llegar hasta el italiano porque Uchida intentó desviarlo y terminó marcando en puerta propia.

Dos minutos después el árbitro argentino Diego Abal castigó con un penalti a Japón luego de que Hasebe, al caer con los brazos abiertos en el área, desviara con la muñeca un balonazo de Giovinco.

Balotelli convirtió el penalti con tranquilidad y permitió que Italia le diera la vuelta al marcador de un partido que parecía fácil para los japoneses en el primer tiempo.

Japón no desistió y volvió a salir el ataque, lo que le permitió empatar en el minuto 69, cuando Okazaki empujó de cabeza un balón que recibió desde el tiro de esquina de Endo.

La mayor disposición de los asiáticos no impidió que Italia se pusiera al frente del marcador nuevamente con un contragolpe en el que Giovinco empujó dentro del área un balón que le pasó Marchisio desde la derecha y que puso cifras definitivas al partido.

FICHA TÉCNICA:

Italia: Gianluigi Buffon; Christian Maglio (Inazio Abate, m.59), Andrea Barzagli, Giorgio Chiellini, De Sciglio; Andrea Pirlo, Alberto Aquilani (Sebastian Giovinco, m.29), Daniele De Rossi, Riccardo Montolivo; Emmanul Gianccherini (Claudio Marchisio, m.68) y Mario Balotelli. Seleccionador: Cesare Prandelli.

Japón: Kawashima; Uchida (Hiroki Sakai, m.72), Yoshida, Konno, Nagatomo; Endo, Hasebe, Honda, Kagawa; Okazaki y Maeda (Havenaar m.78). Seleccionador: Alberto Zaccheroni

Goles:

0-1, m.21: Honda, de penalti

0-2, m.32: Kagawa

1-2, m.40: De Rossi. 2-2, m.50: Uchida en puerta propia

3-2, m.52: Balotelli, de penalti

3-3, m.69: Okazaki

4-3, m.85: Giovinco

Árbitro: el argentino Diego Abal. Amonestó a los italianos Buffon y De Rossi, y a los japoneses Hasebe y Konno

Incidencias: partido por el Grupo A de la Copa Libertadores disputado en el estadio Arena Pernambuco de la ciudad brasileña de Recife ante 40.489 espectadores