Los 'Hispanos' vuelven a depender de sí mismos

La selección española de balonmano dio un paso de gigante para acceder a las semifinales del Europeo de Polonia, tras volver a depender de sí misma para entrar en la lucha por las medallas, tras imponerse por 31-29 a Hungría y recibir el favor de Suecia que igualó 28-28 con Dinamarca.

Resultados que permitirán sellar este miércoles al conjunto español su clasificación para las semifinales si logra vencer a Rusia, un triunfo que, incluso, podría ni tan siquiera ser necesario para los de Manolo Cadenas, siempre que Dinamarca, que necesita lograr al menos un punto para pasar de ronda, venza a Alemania.

DEMUESTRA OFICIO Y MADUREZ

Combinaciones que benefician a un conjunto español que sufrió lo indecible para vencer por 31-29 a una Hungría, que superó en todo momento el entramado defensivo del equipo español. Lastrada por la ausencia del pivote Gedeón Guardiola, que se perdió su segundo consecutivo a causa de una lesión en el dedo meñique de la mano derecha, la selección española no acabó nunca de dotar de la suficiente solidez a su defensa.

Una circunstancia que se agravó con la gris actuación de los porteros Pérez de Vargas y Arpad Sterbik, que tan sólo pudieron detener siete lanzamientos en todo el encuentro. Todo un problema cuando enfrente se encuentran cañoneros de la talla del magiar Laszlo Nagy, que explotó al máximo las dudas de la defensa española, para sumar nueve tantos que permitieron a Hungría con opciones de victoria a los minutos finales de encuentro.

Un tiempo en el que España volvió a demostrar su oficio y madurez para afrontar los momentos definitivos, lo mejor hasta ahora del equipo nacional en este Europeo, y sellar definitivamente un triunfo (31-29) que le sitúa a un paso de las semifinales.

DINAMARCA, A UN PUNTO DE LAS SEMIFINALES

Ronda que también tiene a su alcance la selección danesa, que pese al inesperado empate (28-28) cosechado ante Suecia, mañana se asegurará una plaza en la lucha por las medallas si vence o empata con Alemania. Algo que ni tan siquiera le hubiera hecho falta si no se hubiese visto sorprendido por una selección sueca, que impidió el triunfo de sus vecinos con un gol del extremo Mattias Zachrisson a falta de ocho segundos para la conclusión.

Zachrisson se convirtió en el gran protagonista de unos dos minutos y medio finales de partido a los que Dinamarca llegó con una renta de tres goles (25-28), que parecía garantizar el triunfo a la selección danesa.

Un guión ante el que se rebeló el menudo extremo sueco, que permitió llegar a su selección con opciones de empatar el duelo en los últimos segundos, tras firmar un gol y propiciar el robo de balón que a los suecos poner el 27-28 en el marcador.

Tanteador en el que el propio Zachrisson estableció el definitivo 28-28 a falta de ocho segundos para la conclusión, tras batir desde el exterior al meta danés Niklas Landin. Un gol que permite seguir soñando a los suecos con lograr el ansiado puesto en los preolímpicos y, lo más importante, permite a España volver a depender de sí misma para asegurarse un puesto en la lucha por las medallas.