Granger y Jiménez salvan al Asefa Estudiantes ante el Blancos de Rueda

Estudiantes-Valladolid
Estudiantes-Valladolid |Telemadrid

Jayson Granger, con seis de nueve en triples, y la defensa de Carlos Jiménez salvaron hoy (69-62) al Asefa Estudiantes de caer en el fondo de la clasificación ante un flojo Blancos de Rueda que seguirá una jornada más siendo el colista de la Liga ACB.

En el estreno de Udrih y Borchardt en las filas del club de Valladolid y en el regreso de Luis Casimiro a la pista del Estudiantes, donde entrenó durante tres temporadas, el conjunto local fue el menos malo y puso fin a una racha de dos derrotas consecutivas contra equipos que pelean por no perder la categoría.

En las filas locales, el Estudiantes se presentó ante su público sin Antoine Wright, apartado de la plantilla por su falta de profesionalidad. Nadie le echó de menos porque Granger, escoltado por Flores, Jiménez y De la Fuente, puso la garra y los puntos para ser el mejor con 22 puntos y 26 de valoración.

En el Blancos de Rueda destacó Diego García con cuatro de cinco en triples, 15 puntos y 15 de nota general. El club de Valladolid jugó mejor los primeros minutos ante un Asefa muy atenazado y sin recursos para superar la defensa rival. El debut de Borchardt, en el minuto 7, dio todavía mayor dominio en las zonas a los de Valladolid, que llegaron al final del primer cuarto por delante (14-18)

El rebote ofensivo, dos triples y una de dos de Granger más la defensa de Carlos Jiménez frente a cinco minutos y medio del Blancos de Rueda sin encestar dieron al Estudiantes la iniciativa en el juego y en el marcador con un parcial de 12-2 (26-20) mediado el segundo periodo, ya con Borchardt en el banquillo.

Sin embargo, el relevo en la dirección del Estudiantes, donde Jaime Fernández entró por Granger, y el acierto de Nacho Martín con cuatro puntos seguidos devolvió la igualdad en el descanso (32-31). De nuevo, Granger lideró otro arreón del Asefa en la reanudación para, con ocho puntos en menos de cuatro minutos, dar a los suyos diez de ventaja (46-36) a 6:24 para el final del tercer periodo. Y, de nuevo, sufrió el vértigo de verse tan arriba y cedió ante el acierto de Dumas y Diego García, que recortaron hasta dejar al Blancos de Rueda a cinco (46-41).

Tuvo que volver a la cancha Carlos Jiménez para devolver la ventaja de diez al Estudiantes (52-42) antes del cuarto decisivo, que se inició con un duelo de triples que benefició al club de Madrid ya que pasaba el tiempo y seguía mandando por diez puntos.

El acierto de López y García en los de Valladolid, la lesión momentánea de Jiménez y los nervios en los locales propiciaron otro acercamiento de los visitantes, que llegaron a los dos últimos minutos con serias opciones (64-59). Sin embargo, la quinta de Touré, la mala selección de tiro por parte de los castellanos y sus fallos desde la línea de personal acabaron por condenarlos a seguir una jornada más colistas de la liga