Garitano: "Estamos dolidos, pero orgullosos porque lo hemos dado todo"

El técnico del Leganés, Asier Garitano, dijo tras caer 2-0 en Sevilla y ser eliminado de la semifinal de la Copa del Rey que están "dolidos" porque querían "más", pero también "contentos y orgullosos" al haberlo "dado todo" y haberlo "intentado hasta el final, pero no dio para pasar ante un rival muy bueno".

En la sala de prensa del Ramón Sánchez Pizjuán, Garitano elogió a sus jugadores, que han hecho "un esfuerzo increíblemente grande", y también a "la gente que ha venido", ya que "no es fácil poder ver a su equipo en una semifinal y ante un rival como el Sevilla", si bien se marchan "apenados" porque "no ha podido ser".

"ES DURO"

"Yo quería otra historia. Es duro, porque buscábamos pasar la eliminatoria y sabíamos que no era nada sencillo, por el rival y por todo, pero lo hemos intentado y no nos ha dado. El Sevilla ha sido mejor que nosotros y lo único que queda es felicitarle, y nosotros tener esto como experiencia para seguir mejorando y creciendo todo el mundo", recalcó.

Según el entrenador del Leganés, "cuando uno lo da todo tampoco se le puede pedir más, era una semifinal contra un gran rival que está acostumbrado y con experiencia en jugar y ganar estas competiciones, la que nosotros no tenemos, y no es sencillo", dijo.

ESPERA QUE LA COPA "NOS SIRVA DE EXPERIENCIA"

Garitano confió en que la Copa que han hecho les sirva "de experiencia" y subrayó que, tras el 1-0 al primer cuarto de hora, se mantuvieron "vivos en un partido sin excesivas ocasiones", ya que un gol les metía en la prórroga, si bien "ahora viene lo duro" y ya verán cómo reaccionan porque deben "centrarse otra vez en la Liga".

El vasco resaltó que "el gran objetivo es estar el año que viene otra vez en Primera" y que "todo este camino" les "hace mejores a todos para poder conseguirlo", y añadió que en el inicio del choque no estuvieron "mal" y que encajaron el gol "en una jugada", lo que entraba "dentro de lo normal si tienes delante un equipo con tanto talento".

"Sabíamos qué partido nos íbamos a encontrar y qué queríamos hacer, teníamos la obligación de darlo absolutamente todo en un escenario que no era sencillo, y lo hemos hecho, así que ningún reproche a mis jugadores. Estoy muy orgullosos de todos", concluyó.