Fran Mérida, Elías y Mario, descartes de la convocatoria por decisión técnica

Quique Sánchez Flores, entrenador del Atlético de Madrid, descartó hoy por decisión técnica a Fran Mérida, Mario Suárez y el brasileño Elías Mendes de la convocatoria para el partido de este sábado frente al Sevilla, en la que sí está el uruguayo Diego Forlán, ya recuperado de un esguince en el tobillo izquierdo.

El técnico, que no tiene bajas por lesión ni sanción para el encuentro de este sábado en el Vicente Calderón, citó a 18 jugadores para ese duelo, entre ellos el uruguayo Diego Godín, que vuelve a la convocatoria después de cumplir sanción en el choque de la última jornada ante el Zaragoza en La Romareda.

Además de Godín y Forlán, Quique convocó a otros 16 futbolistas: los porteros David de Gea y Joel Robles; los defensas Juan Valera, Tomas Ujfalusi, Luis Amaranto Perea, Álvaro Domínguez, Antonio López y Filipe Luis; los centrocampistas José Antonio Reyes, Juanfran Torres, Raúl García, Paulo Assuncao, Tiago Mendes y Koke; y los delanteros Diego Costa y Sergio 'Kun' Agüero.

Sánchez Flores: "Ahora es imposible que me siente a hablar"

El entrenador del Atlético de Madrid, Quique Sánchez Flores, avisa que el duelo ante el Sevilla será un "partido muy intenso", al tiempo que quiso dejar claro que "no hay ninguna posibilidad" de que negocie actualmente con otro equipo como se había publicado en esta semana.

"Quien me conozca sabe que mientras que tenga contrato firmado y los otros equipos tengan un entrenador firmado, en este caso Manzano, no hay ninguna posibilidad de sentarme con nadie. Cuando acabe la temporada será el momento de evaluar lo que se ha hecho y pensar en el futuro. Ahora es imposible que me sienta a hablar con nadie, que quede claro que mi respeto a esta entidad es enorme y me impediría que cambiara mi forma de pensar", zanjó el madrileño tras los rumores que aseguraban que estaba negociando para hacerse cargo del Sevilla esta semana.

Por eso, el preparador rojiblanco subraya que el duelo de mañana ante el Sevilla será "difícil y competitivo" entre dos equipos con el mismo objetivo. "Sólo podemos pensar en ganar. Nos medimos a un rival muy difícil y competitivo, con un buen gen, pero estamos ante los nuestros y tenemos que estar con tensión competitiva y hacerlo como el último partido, saliendo desde el primer momento a por el gol y encontrar las sensaciones", dijo.

"En estos duelos siempre ha habido mucha energía de por medio, será un duelo con buenos jugadores y un partido muy intenso. Queremos jugar sin equivocarnos, tener la energía necesaria, pero no llevar el partido a términos que nos hagan equivocarnos y el Sevilla es un equipo con experiencia que sabe competir en límites. Estamos muy ilusionados, entrenamos muy bien con el positivismo que nos faltaba en las últimas semanas", afirmó.

"El Sevilla siempre me ha parecido un buen equipo, que en los últimos años ha competido muy bien, cuenta con una estructura sólida y es un conjunto muy difícil. Creo que en 'Europa League' hizo una eliminatoria buena ante un gran equipo y ahora tiene su objetivo centrado en la Liga como nosotros. Nosotros aún estamos a tiempo y para eso es importante que seamos capaces de doblegarlos", subrayó sobre lo que les espera este sábado.

Además, recuerda que tiene un "excelente trato y relación" con Gregorio Manzano y que está "olvidado" las críticas que vertió sobre el Atlético. "Sabe que lo respeto como entrenador, con una carrera brillante y larguísima", explicó sobre su trato con el preparador del cuadro sevillista.

"SABEMOS QUE PODEMOS HACERLO MEJOR".

Y es que los rojiblancos rompieron la racha negativa de cuatro derrotas consecutivas y esperan seguir ganando esta semana. "Tenemos que hacer que se note, pero depende mucho de nosotros. Todo cambia, no hay más que oír a la afición, como se dirigen a ti con su estado de ánimo más alto, como están los jugadores con una sonrisa o como afronto una hoja de semana de entrenamiento... Tenemos que rectificar lo antes posible porque es lo que queda de aquí a final de temporada", advirtió.

Por eso, cree que deben brindar una alegría a su afición que nunca les ha fallado en estos partidos. "Tenemos que dar antes que recibir para que la afición esté entregada y estén contentos con nosotros, hay que generar sinergias que nos lleven a respuestas positivas, depende de cómo entremos y desarrollemos el partido. No podemos pedir más a la gente que está a nuestro alrededor, a la afición, a los dirigentes, que tienen una paciencia brutal. Tenemos que mirarnos el ombligo y ver qué hemos hecho mal y qué mejorar, porque quedan dos meses y medio y sabemos que podemos hacerlo mejor", reseñó.

Cuestionado por el equipo que pondrá en liza el sábado, confirmó que Diego Forlán, que sufre un esguince en el tobillo, está "bien". "Juega quien entrena bien y no hay vuelta de hoja", zanjó sobre las polémicas sobre a quién pone en el once inicial.