La FIFA investiga a Villar

El Tribunal Administrativo del Deporte abre expediente a Villar
El Tribunal Administrativo del Deporte abre expediente a Villar |Telemadrid

El presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, está siendo investigado por la comisión de ética de la FIFA tras negarse a cooperar en los informes de los Mundiales de Rusia 2018 y Qatar 2022, según aseguraron los diarios Die Welt y The Telegraph en Internet.

Fuentes de la FIFA citadas por "Die Welt" indicaron que Villar, también vicepresidente de la federación internacional y miembro de su comité ejecutivo, no respondió a preguntas del fiscal jefe Michael García, una violación del código ético del ente rector del fútbol mundial.

SIN COLABORACIÓN

Villar, de 64 años y presidente de la RFEF desde 1988, fue uno de los 22 hombres que votaron en la polémica elección de diciembre de 2010 en Zúrich. La FIFA y la RFEF evitaron comentar el tema. "No podemos ni confirmarlo ni desmentirlo. Es una cuestión de la comisión ética independiente", dijo la portavoz de la FIFA Delia Fischer ante una consulta de la agencia dpa.

"No sabemos nada de eso", añadió a dpa un portavoz de la RFEF. "No hemos recibido ninguna notificación oficial y no haremos comentarios. Eso, en todo caso, tendría que darse a conocer primero en otro lado, no aquí en España, sino por la FIFA". La comisión de ética de la FIFA inició una investigación después de que los procesos de elección de Rusia 2018 y Qatar 2022 fueran acusados de corrupción.

En su informe definitivo, en el que absolvió a ambos países de los cargos, la candidatura de España/Portugal fue la única de las nueve que participaron en la votación a la que no se mencionó de forma específica en el texto, lo que podría sugerir que se trata de la única aspirante que, según el informe, mostró una actitud poco participativa en la investigación.

"Nuestra cooperación ha sido máxima", dijo recientemente a dpa en conversación telefónica Miguel Ángel López, que fue director general de la candidatura ibérica a organizar el torneo de 2018.

EL INFORME FIFA

Según el informe de la FIFA, todos los miembros del comité ejecutivo de 2010 que siguen en el órgano fueron interrogados, en una entrevista en persona o con un cuestionario por escrito. "Sin embargo, en dos casos esto se hizo sólo después de que estas personas rechazaran ser entrevistadas", advirtió el texto sin dar nombres.

La FIFA, además, presentó hace nueve días una denuncia ante la justicia suiza contra "algunas personas" sospechosas de haber actuado irregularmente en el proceso de concesión de los Mundiales de 2018 y 2022.

"El objeto de la denuncia es el posible comportamiento irregular por parte de algunas personas en relación con los hechos", explicó el ente rector en un comunicado sin revelar el nombre de esas "personas".

Además de Villar, otros dos altos cargos de la FIFA también están siendo investigados, según "Die Welt" y "The Telegraph". Se trataría del jefe médico de la FIFA, el belga Michel D'Hooghe, y del tailandés Worawi Makudi, miembro -al igual que el galeno- del comité ejectutivo de la FIFA.

D'Hooge está siendo investigado porque su hijo fue contratado como doctor en Qatar después de la elección. El jefe médico, de 68 años, negó hace unos meses que hubiera una conexión directa entre la votación y la contratación de su hijo.

Fuentes de la FIFA citadas por "Die Welt" indicaron que Villar, también vicepresidente de la federación internacional y miembro de su comité ejecutivo, no respondió a preguntas del fiscal jefe Michael García, una violación del código ético del ente rector del fútbol mundial. Villar, de 64 años y presidente de la RFEF desde 1988, fue uno de los 22 hombres que votaron en la polémica elección de diciembre de 2010 en Zúrich.

SIN COMENTARIOS DE LA FIFA

La FIFA y la RFEF evitaron comentar el tema. "No podemos ni confirmarlo ni desmentirlo. Es una cuestión de la comisión ética independiente", dijo la portavoz de la FIFA Delia Fischer ante una consulta de la agencia dpa.

"No sabemos nada de eso", añadió a dpa un portavoz de la RFEF. "No hemos recibido ninguna notificación oficial y no haremos comentarios. Eso, en todo caso, tendría que darse a conocer primero en otro lado, no aquí en España, sino por la FIFA". La comisión de ética de la FIFA inició una investigación después de que los procesos de elección de Rusia 2018 y Qatar 2022 fueran acusados de corrupción.

En su informe definitivo, en el que absolvió a ambos países de los cargos, la candidatura de España/Portugal fue la única de las nueve que participaron en la votación a la que no se mencionó de forma específica en el texto, lo que podría sugerir que se trata de la única aspirante que, según el informe, mostró una actitud poco participativa en la investigación.

"Nuestra cooperación ha sido máxima", dijo recientemente a dpa en conversación telefónica Miguel Ángel López, que fue director general de la candidatura ibérica a organizar el torneo de 2018.

Según el informe de la FIFA, todos los miembros del comité ejecutivo de 2010 que siguen en el órgano fueron interrogados, en una entrevista en persona o con un cuestionario por escrito. "Sin embargo, en dos casos esto se hizo sólo después de que estas personas rechazaran ser entrevistadas", advirtió el texto sin dar nombres.

La FIFA, además, presentó hace nueve días una denuncia ante la justicia suiza contra "algunas personas" sospechosas de haber actuado irregularmente en el proceso de concesión de los Mundiales de 2018 y 2022.

"El objeto de la denuncia es el posible comportamiento irregular por parte de algunas personas en relación con los hechos", explicó el ente rector en un comunicado sin revelar el nombre de esas "personas".

Además de Villar, otros dos altos cargos de la FIFA también están siendo investigados, según "Die Welt" y "The Telegraph". Se trataría del jefe médico de la FIFA, el belga Michel D'Hooghe, y del tailandés Worawi Makudi, miembro -al igual que el galeno- del comité ejectutivo de la FIFA.

D'Hooge está siendo investigado porque su hijo fue contratado como doctor en Qatar después de la elección. El jefe médico, de 68 años, negó hace unos meses que hubiera una conexión directa entre la votación y la contratación de su hijo.