79-87. Estudiantes conquista Atenas en su debut en Europa

El Estudiantes debutó a lo grande en la Liga de Campeones de la FIBA con un triunfo de prestigio en la difícil pista del AEK de Atenas en el que resultó decisiva la aportación de Landesberg y Brown (79-87). El alero estadounidense completó una gran actuación, con 28 puntos y cinco rebotes, mientras que su compatriota Brown sumó 24 puntos y siete capturas en un choque en el que también sobresalió el base Omar Cook, con once puntos y nueve asistencias.

La puesta en escena del equipo colegial en la competición continental fue abrumadora. Liderados por el juego de un inmenso Brown, la dirección de Cook y el acierto de Landesberg, avasallaron al conjunto griego en un espectacular inicio de partido.

MÁXIMA DE 19 PUNTOS

Ayudados por una férrea defensa, que impedía las acometidas griegas, las diferencias fueron aumentando a un ritmo vertiginoso hasta los diecinueve puntos gracias al acierto desde el perímetro y al buen trabajo colectivo en ambas zonas.

El primer cuarto se cerró con un prometedor 15-31. El segundo empezó con el conjunto heleno apretando en defensa y subiendo sus porcentajes en el tiro, al contrario que le ocurrió a los estudiantiles, que frenaron su producción ofensiva, lo que fue menguando las ventajas con el paso de los minutos.

Las acometidas de los hombres que entrena Sotiris Manolopoulos les permitió situarse a cinco puntos, aunque un buen final del conjunto español le permitió irse al descanso diez arriba gracias a los 19 puntos de Brown, los 12 de Landesberg y las siete asistencias de Omar Cook.

EL AEK REDUCE LAS DIFERENCIAS

En la reanudación, las defensas se impusieron a los ataques, lo que se tradujo en que el marcador no se moviese en los dos primeros minutos iniciales, hasta que dos triples consecutivos de Landesberg y Cook permitieron al Movistar Estudiantes volver a escaparse y obligó al entrenador griego a parar el partido para evitar males mayores (41-56, min 24).

El buen trabajo de James y Sakota por el AEK fue contrarrestado por la calidad de Landesberg, que mantuvo a su equipo con rentas superiores a la decena de puntos hasta el final de un intenso tercer acto (55-65). En los diez minutos finales, comenzaron mejor los locales ante las dudas y errores en el tiro de los estudiantiles, lo que permitió a los helenos apretar el choque y llegar a situarse a un punto tras un parcial de 10-1 en cuatro minutos (65-66, min 34).

Fue entonces cuando, en el peor momento de la tarde, el equipo de Salva Maldonado volvió a apretar en defensa y fue capaz de mantener el dominio de un partido que dominó de principio a fin y que supo llevarse ante uno de los rivales más peligrosos del Grupo C, sumando el primer triunfo continental en su regreso a Europa.