52-68. España planta cara a EEUU y suma una plata histórica

Selección española en silla de ruedas
Selección española en silla de ruedas

La selección española masculina de baloncesto en silla de ruedas no pudo agrandar aún más su histórica participación en Río de Janeiro y se tuvo que quedar con la medalla de plata en los Juegos Paralímpicos después de caer en la final ante los Estados Unidos por 52-68.

Los hombres de José Manuel Artacho plantaron cara durante todo el partido, pero su rival consiguió terminar con su resistencia con un gran último cuarto donde se impuso por 10-21 para terminar con el sueño dorado de un equipo que ya había hecho historia con su clasificación para la final y que logra la primera medalla paralímpica para este deporte.

RESISTEN HASTA EL TERCER CUARTO

Los españoles no habían renunciado a ser ambiciosos y aseguraban que no se querían marchar de la cita perdiendo. Por momentos estuvieron cerca de batir a la actual subcampeona del mundo, la única 'presa' de nivel que se les ha escapado en el torneo donde han derrotado a potencias como Australia o Gran Bretaña, pero su oponente apretó el acelerador en el momento adecuado guiado por el acierto de Jack Williams (20 puntos) y Brian Bell (15).

Por su parte, en el bando de la selección española, los hermanos Zarzuela volvieron a rayar a gran nivel, con 20 puntos para Alejandro y 16 para Pablo, pero se echó de menos al capitán Asier García, esplendoroso en los cruces, pero que sólo pudo asistir (16) y rebotear (10), pero no anotar (5).

España comenzó fiel a sus argumentos y apretó en defensa al mejor ataque de todos los Juegos, al que dejó en 29 puntos al descanso. El problema fue que los estadounidenses replicaron con la misma receta y tampoco permitieron demasiado en ataque.

APLICADOS EN DEFENSA

España comenzó fiel a sus argumentos y apretó en defensa al mejor ataque de todos los Juegos, al que dejó en 29 puntos al descanso. El problema fue que los estadounidenses replicaron con la misma receta y tampoco permitieron demasiado en ataque.

Al descanso, el marcador reflejaba un 23-29 a favor de los Estados Unidos, que apretó al salir de vestuarios y se fue diez arriba (25-35). Artacho paró el partido y sus jugadores retornaron centrados para volver a meterse dentro del partido y llegar con opciones a los diez minutos finales.

Sin embargo, el combinado estadounidense, de la mano de Williams, salió decidido a acabar con la resistencia de su rival y evitar un final apretado. El resultado, un parcial de 0-9 (44-56) que le despegó de forma definitiva y dejó tocado a una España que ya no tuvo fuerzas para la heroica.