España se encomienda a Gasol para eliminar a Grecia

La selección española de baloncesto ve, en los cuartos de final del Europeo 2015 que jugará este martes ante Grecia, la oportunidad de redimirse de lo sucedido el año pasado en la Copa del Mundo de España, cuando cayó en esta misma ronda ante Francia, y de dar un nuevo golpe de mesa para reclamar su puesto en la elite europea.

Con una trayectoria no tan brillante como en otras ocasiones, después de haber perdido dos partidos en la primera fase (contra Serbia e Italia), con muchas bajas y con un "talento inferior al de otros años" como han repetido en varias ocasiones el seleccionador Sergio Scariolo y alguien tan importante como Pau Gasol, España llega a los cuartos de final con ganas de revertir todas estas circunstancias.

APELA A LA ÉPICA

El rival, Grecia, invita casi a la épica para conseguir la victoria, dado su potencial, sus muchas figuras y su impoluta trayectoria en el Europeo. El equipo español ha sufrido, no ha jugado bien, por momentos, pero está en cuartos, igual que Grecia. Y a cuarenta minutos de la gloria de entrar en la lucha por las medallas.

Durante este trayecto, los jugadores, sin ocultar el objetivo final de conseguir la clasificación directa para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, no han hecho apología de sus ganas, de sus deseos y de sus intenciones. Pero ha llegado el momento y con sus fuerzas, mayores o menores, van a apurar todas sus opciones.

La defensa está siendo el caballo de batalla de un equipo que conoce sus limitaciones y que necesita restar brillo al rival para igualar el potencial en la pista. En ataque, España presenta, un poco por sorpresa, los mejores números de todos los cuartofinalistas, pero es en defensa donde está su mayor margen de mejora y la mejor opción de intentar ganar.

El equipo español sabe que puede dejarse nada en el vestuario, que tienen que darlo todo si quieren redimirse de lo sucedido el año pasado. El premio por la victoria es doble, entrar en la lucha por las medallas en el Europeo 2015 y seguir con la puerta abierta para entrar directamente en los JJOO de Río. El camino cada vez es más complicado y Grecia un rival colosal.

GRECIA, IMBATIDO

España es el equipo que más puntos anota en este EuroBasket (88.0) mientras que Grecia es segundo, tras Francia, en puntos recibidos (65,7). Los de Fotis Katsikaris cuentan por victorias sus seis partidos disputados, aunque sufrieron mucho para derrotar a Croacia y a Holanda en la sede de Zagreb de la primera fase. El sábado se ganaron el pase a cuartos ante una Bélgica que estuvo en el partido hasta mediados del tercer cuarto.

Con un juego muy coral, Grecia cuenta con cuatro jugadores que promedian más de 10 puntos por partido: su estrella Sapanoulis y sus tres pívots (Koufos, Bouroussis y Printezis). Además está realizando sus mejores partidos con la selección una de las sensaciones de la NBA, el alero Giannis Antetokoumpo. Si a esos nombres los unimos los de Calathes, Zisis, Sloukas, Papanikolaou, Perperoglou,… nos sale un equipo temible, sólido y con mucha experiencia.

Afirma Sergio Scariolo que la clave va a estar en la defensa: “es obvio que nuestra condición de equipo más anotador del campeonato peligra jugando contra Grecia, por eso tenemos que estar a un nivel muy alto atrás durante los 40 minutos de partido.” Con la base de una defensa sólida España deberá aprovechar el talento ofensivo de sus jugadores, incluido el del máximo anotador del EuroBasket, un Pau Gasol que promedia 23 puntos por encuentro.

Como asegura el director deportivo Ángel Palmi “el ritmo de partido seguirá siendo clave ya que dará la iniciativa. En este terreno no ser previsibles siempre ha sido nuestra mejor arma.” El seleccionador confía en tener a todos sus jugadores preparados para el partido, recuperando a los que tienen molestias físicas incluyendo el proceso febril de Pau Ribas.

Apela el presidente de la FEB, José Luis Sáez, a ese espíritu de equipo, capacidad de sacrificio y compromiso, unos valores “que hacen posible ganar desde el esfuerzo, y a veces el sufrimiento, partidos a vida o muerte y con dificultades añadidas.” Y cuando se habla de dificultades añadidas nos llega a la mente ese partido ante Grecia que es historia del baloncesto español, jugado el 3 de septiembre en Saitama, con Pau Gasol lesionado en el banquillo del Mundial 2006.

Pero es que después de esa histórica final, España ha sido la ‘bestia negra’ de Grecia, a la que eliminó en los octavos del Mundial 2010 y en las semis de los Europeos de 2007 y 2009. Si bien es cierto que Grecia ganó en la segunda fase del Europeo del 2013, España ha apartado a los helenos en eliminatorias directas en cuatro de los últimos nueve campeonatos.