Cristina Gutiérrez afronta su segundo Dakar con menos nervios y misma ilusión

Cristina Gutiérrez
Cristina Gutiérrez |Telemadrid

Cristina Gutiérrez aseguró que afronta su segundo rally Dakar con menos nervios que el año pasado, pero con la misma ilusión "o incluso más", porque esta vez no se conforma con terminarlo y tiene el ambicioso objetivo de ser la primera dentro de su categoría de coches.

"Nos gustaría luchar por la victoria en la categoría T1-S (vehículos derivados de serie)", afirmó Gutiérrez, que volverá a pilotar su Mitsubishi Montero con el que hace un año se convirtió en la primera española en terminar el Dakar en coches, al finalizar en la posición 44 de la clasificación general. "El coche está intacto, precioso. No puedo ni mirarlo, porque me entran unas ganas tremendas de ponerme al volante y empezar a dar gas", agregó.

CAMBIO DE REGLAS

Gutiérrez se verá beneficiada este año por el cambio de reglamentación en el Dakar, que permite a los 4x4 ser más ligeros y aumentar su potencia a más de 200 caballos. La burgalesa, de 26 años, y odontóloga de profesión, reconoció que esta vez está disfrutando cada uno de los instantes previos a la salida, que se dará el sábado en Lima, para después poner rumbo a La Paz y luego a Córdoba (Argentina).

"Es la segunda vez que lo vivo y ya sé lo que toca cada día, desde el interminable viaje en avión, hasta el emotivo podio de salida, pasando por la recogida del coche en el puerto y las verificaciones", comentó. Gutiérrez, que correrá el Dakar acompañada del experimentado copiloto Gabi Moiset, destacó la buena acogida que ha tenido en Perú en estos días previos a la salida y valoró que "en Sudamérica todo el mundo se vuelca con la caravana del Dakar".

ROSA ROMERO CORRERÁ CON UNA MOTO MÁS PEQUEÑA

Rosa Romero Font anunció hque correrá con una motocicleta más pequeña, con treinta kilos menos de peso que la versión de competición, para poder sortear mejor las dunas de Perú, donde nunca ha competido. Romero, que participará con una KTM del equipo español Himoinsa, explicó en conferencia de prensa que optó por una moto más liviana para ahorrarse el esfuerzo al levantarla en caso de caídas.

La piloto catalana, que logró terminar las últimas tres ediciones del Dakar, en el puesto 80 en la última de ellas, valoró que este rally es una carrera que exige entrenar casi todo el año para mantener un buen nivel en navegación y pilotaje.

Por su parte, el también español Iván Cervantes, quien correrá su tercer Dakar, aseguró que su objetivo es terminar esta vez entre los diez primeros de la clasificación general de motos. "Ese sería un resultado muy positivo. Esta es una carrera de experiencia. Son muchos días y te suceden muchas cosas. Tienes que estar físicamente bien, la moto tiene que estar bien y el entorno del equipo tiene que ser perfecto", comentó Cervantes.

GERARD FARRÉS CORRERÁ SU ÚLTIMO DAKAR EN MOTO

Gerard Farrés, tercero en el último rally Dakar, anunció que la nueva edición del raid que comienza este sábado será su última en moto, donde tendrá el objetivo de repetir podio. Farrés, de 38 años, explicó en conferencia de prensa que no se encuentra físicamente al cien por ciento tras fracturarse la rótula en junio pasado, pero aclaró que se ha recuperado lo suficiente como para hacer una gran carrera.

El piloto catalán indicó que el estado de su rodilla no es una excusa para su retirada porque recordó que corrió su primer Dakar con la rodilla rota e hizo podio en una etapa, pero siente que es momento de bajarse ya de la moto.

"Hace seis meses que lo tenía en la cabeza. Llega un momento que, después de veinte años compitiendo en los que he dado lo máximo de mí, sientes un desgaste físico y mental", comentó Farrés, quien este año correrá su undécimo Dakar.