Costa y Vitolo amplían el abanico de posibilidades del Atlético

El Atlético de Madrid, que pasó un año completo sin poder fichar jugadores por la sanción que le impuso la FIFA, esperaba a Diego Costa y Víctor Machín Vitolo'como agua de mayo, y su participación en los tres primeros partidos del año 2018 ha demostrado que amplían el abanico de posibilidades del equipo.

Son solo tres partidos, y dos de ellos contra un rival de Segunda División B como el Lleida, al que el Atlético goleó tanto en la ida (0-4) como en la vuelta (3-0) de los octavos de final de la Copa del Rey, pero la sensación que se percibe en el juego del equipo es que las alternativas que ofrecen Costa y Vitolo son notables.

POCAS DUDAS CON DIEGO COSTA

Del ariete hispanobrasileño pocos tenían dudas: sus ganas de retornar al Atlético eran patentes desde el verano, cuando forzó la máquina, reconoció públicamente que el técnico italiano del Chelsea inglés Antonio Conte no contaba con él y pidió el 'transfer request' para retornar al club rojiblanco.

A su llegada, trabajó de forma constante pese a saber que no disputaría un solo segundo hasta el mes de enero, y en cuanto tuvo la oportunidad, no tardó ni cinco minutos en anotar su primer tanto. Fue en el Camp d'Esports de Lleida el 3 de enero, en un remate desde el suelo en el que se jugó la tibia de su pierna derecha.

CÓMODO

Costa se siente cómodo en el Atlético, y el Atlético se siente cómodo con él, porque aporta al equipo control de espaldas a la portería, una referencia para enviar balones largos, brega en la punta del ataque y velocidad en el contragolpe. Es una 'boya', en el sentido del waterpolo, un punto de apoyo para armar el ataque.

En su retorno demostró lo mejor, su olfato goleador con dos tantos en los primeros partidos y una asistencia al contragolpe para que el belga Yannick Carrasco hiciera el 1-0 ayer contra el Lleida en el Wanda Metropolitano; y también lo peor, esa falta de control que le llevó a recibir la segunda amarilla ante el Getafe por festejar con el público, algo prohibido por el reglamento.

VITOLO Y SU ADAPTACIÓN

Por parte de Vitolo, su adaptación al juego del Atlético planteaba alguna duda más, ya que el alto nivel de exigencia defensiva que suele requerir el entrenador argentino Diego Pablo Simeone suele ser especialmente difícil de asumir para los jugadores de talento. El argentino Nicolás Gaitán, petición expresa del Cholo que no ha logrado tener continuidad, es el último ejemplo.

Con todas las reservas que se requieren al ser una eliminatoria sentenciada ante un Segunda B, el extremo canario demostró ayer en su primer partido completo de rojiblanco muchas de las habilidades que le han llamado a ser firmado por el Atlético: iniciativa, capacidad de combinación con sus compañeros, desborde, último pase e incluso el gol, con el 3-0 anotado en el minuto 81.

"El fútbol que sale de su juego está muy claro, evidente, se ve: controla bien, gira bien, puede encontrar pases entre líneas, tiene una buena transición para poder pasar de atacar por fuera o por dentro y tendrá que tener continuidad y seguir aprovechando los minutos que el equipo le necesite", describió Simeone.

VARIANTES

Las variantes que aporta Vitolo son relevantes: ayer partió por la derecha con Carrasco como extremo izquierdo, y buscó el centro lo que permite el avance de un lateral -ayer Juanfran Torres, probablemente en otros momentos el croata Sime Vrsaljko-, luego pasó a la izquierda cuando entró el argentino Ángel Correa.

Sin Koke Resurrección ni Saúl Ñíguez ayer, ambos descansando, habrá que ver cuál es su puesto en el esquema en los partidos importantes, pero está claro que ofrece una alternativa de jugador enlace entre los mediocentros y los delanteros que al Atlético le faltaba hasta este momento.

El duelo de ayer también mostró que las nuevas incorporaciones favorecen el contragolpe rojiblanco: Costa con Carrasco en el primer gol, el pase largo de Fernando Torres para Vitolo en el tercero e incluso alguna jugada que no llegó a finalizar el francés Kevin Gameiro.

GRIEZMANN, BENEFICIADO

Y en los dos partidos anteriores, ante Lleida en la ida y con el Getafe, se pudo comprobar cómo al delantero francés Antoine Griezmann le favorece tener un delantero referencia como Costa por delante. Su posible sociedad con Vitolo está aún por explorar.

Con eso y con todo, el Atlético se aferra a su mantra habitual y pide calma. Simeone se reía ayer en la rueda de prensa cuando una informadora se refería al Atlético como "el equipo de moda", y se refugiaba en "competir cada partido" cuando le preguntaban si podían ser alternativa al líder invicto Barcelona en LaLiga.

"Sabemos que nos hacemos fuertes pensando de esta manera y no lo vamos a cambiar", finalizó el técnico rojiblanco, que gana variantes y posibilidades para afrontar la segunda mitad de la temporada.