Corinthians, campeón de la liga brasileña

El Corinthians conquistó la liga brasileña con tres jornadas de antelación al empatar fuera de casa 1-1 con el Vasco da Gama y gracias a la derrota del único perseguidor que tenía opciones, el Atlético Mineiro. El equipo paulista logró el título con 77 puntos, una cifra inalcanzable para el Mineiro que, al perder hoy 4-2 contra el Sao Paulo, se estancó en 65 puntos.

El Corinthians pudo celebrar el título en los minutos finales de su partido, jugado en el estadio São Januário de Río de Janeiro, puesto que terminó antes el partido del segundo clasificado.

En el partido del título, el Vasco da Gama, a pesar de estar con un jugador menos por la expulsión de Rodrigo al comienzo de la segunda parte, se adelantó por medio de Julio César en el minuto 71, pero el Corinthians empató con un tanto de Vágner Love a nueve minutos del final.

El Atlético Mineiro, que necesitaba ganar hoy y los otros tres partidos que restan hasta el final del campeonato, perdió 4-2 en su visita al Sao Paulo y dio el título a su rival. Los mineiros llegaron a adelantarse en dos ocasiones en el marcador, pero el Sao Paulo remontó y acabó aplastando a los visitantes que, en la práctica, albergaban mínimas opciones de ganar el título.

TITE ELOGIA EL GRUPO DEL CORINTHIANS POR GANAR UNA LIGA CON "DIEZ ASPIRANTES"

El entrenador del Corinthians, Tite, elogió al grupo del Corinthians que, según él, hizo posible que su equipo haya ganado con tres partidos de holgura una liga brasileña a la que aspiraban "diez" clubes.

"Un campeonato tan difícil como el brasileño, en el que diez equipos pueden ser campeones, el campeón sale con tres jornadas de antelación y, ¿en este nivel?", expresó Tite después del partido en el que ganó el título, en el empate 1-1 contra el Vasco da Gama en Río de Janeiro.

Tite argumentó que el juego del equipo se mantuvo en un nivel alto aunque haya tenido que hacer alteraciones a lo largo de la temporada. Además resaltó que sus jugadores siempre tuvieron respeto por los rivales y admitió que fue responsable de implantar un modo diferente de trabajar en el club, en relación a su último paso por el Corinthians, entre 2010 y 2013.