Continúa la crisis institucional en el Barcelona

Continúa la crisis institucional en el Barcelona

Continúa la crisis institucional en el Barcelona. Guardiola y Sandro Rosell se han evitado en los pasillos del aeropuerto del Prat antes de partir camino de Minsk, en Bielorrusia, donde los azulgrana se enfrentan mañana al Bate Borisov en partido de la Champions League. Mientras el entrenador llegaba al aeropuerto con los jugadores y técnicos, el presidente llegaba solo, con su maleta, siendo perseguido por los fotógrafos y cámaras que esperaban una imagen de cohesión y cordialidad entre ambos.

Mientras Andoni Zubizarreta explicaba a los periodistas que no hay ningún problema y que Rosell y Guardiola se respetan, Villa reconocía ayer en rueda de prensa que estas cosas llegan al vestuario y además le afectan. Presidente y entrenador han tenido 4 horas de vuelo para acercar posturas y no se descarta que en las declaraciones de esta tarde antes del entrenamiento Guardiola matice sus palabras para evitar una vía de agua en los despachos que hunda este barco que surca las aguas internacionales como si cruzara una balsa de aceite.

Por su parte, Joan Laporta está triste a la espera de que el viernes un juez embargue sus bienes y los de otros 7 ex directivos azulgrana por culpa de las demandas que ha interpuesto sobre ellos la actual junta directiva, liderada por Sandro Rosell, que ha pasado de ser amigo de Laporta a sentarle en el banquillo de los acusados.