Contador: "Veo el Tour de Francia con incertidumbre y motivación"

Alberto Contador
Alberto Contador |Telemadrid

Alberto Contador (Tinkoff-Saxo) está listo para volver a la competición este jueves en la Ruta del Sur, aunque aún siente "el desgaste" del Giro del Italia, y reconoce que ve el Tour de Francia, donde intentará hacer el doblete, "con incertidumbre y motivación".

"Física y muscularmente todavía siento el peso del Giro, especialmente en la semana final, que fue muy dura y por ello intenté por encima de todo descansar todos lo posible desde entonces. Me centré en la recuperación y sólo he hecho tres días de entrenamientos específico para activar mi cuerpo", señaló Contador en declaraciones facilitadas por su equipo.

RETORNO A LA COMPETICIÓN

El de Pinto reconoció que es "una incógnita" en que "forma" estará en su retorno a la competición este jueves. "He cuidado todos los detalles, también descanso y nutrición, lo que es algo complicado porque tienes que comer poco, lo contrario a lo que sucede en la competición", apuntó.

"Lo más importante es que deseo correr en la Ruta del Sur porque me dará velocidad en las piernas y estaré de nuevo en movimiento. Seguramente, me tomará algo de tiempo acelerar, pero tengo una buena base y esto me permitirá trasladar un buen entrenamiento a la competición", añadió.

De todos modos, tiene sentimientos mezclados de "incertidumbre" y "de motivación por experimentar algo nuevo" de cara al Tour, donde intentará hacer un doblete que nadie logra desde que lo consiguiese el fallecido Marco Pantani. "Mentalmente estoy muy emocionado y motivado con este desafío", comentó.

"Físicamente, cuando me levanto, me duelen las piernas y tengo algo de fatiga muscular, pero es normal. Si fuera fácil, no tendría la motivación, y hay todavía más días por delante para recuperarme que los días que he pasado desde que terminó el Giro. Espero llegar al Tour en la máxima condición", deseó el ciclista madrileño.

Tras el Giro y las celebraciones con los suyos, se marchó a Livigno donde estuvo "aislado y concentrado". "Es un buen sitio, con pasos icónicos de montaña muy cercanos como el Gavia y el Stelvio, pero también con la posibilidad para entrenar en llano y con una altitud de 1.800 metros. Aproveché esto para preparar mi regreso a la competición, aunque afrontará esta carrera en un modo más relajado", sentenció.