Cerca de 900 efectivos velarán por la seguridad en el Atlético-PSV

Cerca de 900 efectivos entre policías, vigilantes de seguridad y miembros de servicios de emergencias velarán para garantizar la seguridad en el partido que disputarán el Atlético de Madrid y el PSV Eindhoven en el estadio Vicente Calderón. Así se ha acordado en la reunión de coordinación celebrada con motivo del encuentro, calificado de alto riesgo, según ha informado la Delegación del Gobierno en Madrid.

La institución que preside Concepción Dancausa ha activado un dispositivo de seguridad en el que participarán un total de 894 efectivos, la mayoría de la Policía Nacional pertenecientes a la Brigada Móvil, Caballería, Unidades de Prevención y Reacción (UPR), Unidades de Intervención Policial (UIP), Guías Caninos, Subsuelo y de la Oficina Nacional del Deporte de la Policía Nacional.

PARTIDO DE ALTO RIESGO

A ellos se suman miembros de la Policía Municipal, vigilantes de seguridad del Atlético de Madrid y facultativos de Samur-Protección Civil. Para la confección del dispositivo se ha tenido en cuenta, además de la calificación de alto riesgo, que a la capital llegarán esta noche y mañana unos 800 aficionados del PSV que acudirán al encuentro en el estadio, en el que se prevé un lleno absoluto (tiene capacidad para 54.907 espectadores).

Por ello se recomienda acudir al encuentro con antelación para poder pasar los controles de seguridad establecidos por la Policía y el club, ha recordado la Delegación. El dispositivo se desplegará antes, durante y después del partido en torno al estadio del Atlético de Madrid así como en las zonas próximas.

Precisamente el pasado mes de marzo la Comisión Antiviolencia propuso sanciones de entre 2.000 y 5.000 euros y prohibición de acceso a recintos deportivos por un periodo de entre tres y doce meses a varios aficionados del PSV Eindhoven por los incidentes que protagonizaron el 15 de marzo contra el Atlético de Madrid.

Según informó entonces el Ministerio del Interior, la propuesta de sanción afecta a los aficionados que protagonizaron actos violentos en las calles de Madrid y en el interior y exterior del estadio Vicente Calderón el día del encuentro.

El organismo condenó "rotundamente" el comportamiento de los aficionados del PSV Eindhoven que "humillaron a un grupo de mendigos" que pedían limosna en la Plaza Mayor de Madrid, y demandó a la Policía Nacional que identificara a los autores de las vejaciones.