94-88. Causeur lidera la victoria del Madrid ante el Andorra

El Real Madrid se estrenó con una trabajada victoria frente al Andorra por 94-88, con un Fabien Causeur que se puso galones de mando (19 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias para 28 de valoración) en su debut con el equipo blanco.

El francés tuvo el mejor estreno posible en el Real Madrid al anotar los cinco primeros puntos en el primer minuto del partido (5-0), y es que los madridistas tuvieron una buena puesta en escena con un triple posterior de Trey Thompkins que elevó el parcial de salida en 8-0. La velocidad en el ataque local y cierto desconcierto en la defensa del Andorra determinaron las primeras ventajas importantes del equipo de Pablo Laso, 12-4 (min.3).

26-18 EN EL PRIMER CUARTO

El Andorra empezó a tomarle el pulso al partido en defensa y el Real Madrid ralentizó su ataque, disminuyendo mucho su efectividad de cara al aro rival, aunque llegó al final del primer cuarto con un 26-18 fruto, sobre todo, de su dominio total y absoluto en el rebote (17-4).

Durante muchos minutos del segundo acto, el MoraBanc Andorra frenó el ataque madridista con una defensa vigorosa, pero el Real Madrid, a trompicones, con momentos de clarividencia ofensiva y con otros en los que se atascó, fue dominando el partido, 41-23 (min.14.30), 45-34 (min.17.26) y 50-35 con el que acabó la primera parte. Los rebotes siguieron siendo feudo local con 27-9 y 10-5 en el segundo periodo.

Luka Doncic, que jugó de alero, de ala-pívot y de base, se hizo daño en la ingle derecha en el minuto 17.26, pero salió en el tercer cuarto sin aparentes problemas. David Walker, que logró 13 puntos en los primeros veinte minutos, fue el más efectivo de su equipo.

PARCIAL DE 3-13

Un parcial de 3-13 en la salida del tercer cuarto (min.23.30), metió al MoraBanc Andorra en el partido (53-48) tras aflorar algunos desajustes defensivos en el Real Madrid. Los del principado, con su ritmo machacón y monocorde, independiente del resultado, acabaron enganchándose a un partido que parecieron tener perdido en varias ocasiones y que el Real Madrid no acabó de cerrar.

Pero cuando más feas se pusieron las cosas para el equipo blanco fue cuando un triple de Blazic y una canasta, la primera de Diagné, tras rebote ofensivo colocó el marcador en un inquietante 57-56 (min.27). Con dudas, con fallos, con nervios y con veteranía, el Real Madrid cerró el tercer cuarto con 63-60, impidiendo que la remontada andorrana culminara.

El parcial de los terceros diez minutos fue nefasto, 13-25 y 5-10 en los rebotes, que pueden explicar un poco el cambio radical en el marcador. Los nervios pasaron a tener un papel fundamental en los últimos diez minutos, con ambos equipos acusando la falta de cohesión y de armas para solucionar las diferentes situaciones que se les iban presentando.

CAUSEUR TIRA DEL MADRID

El Real Madrid se agarró a Causeur, el más clarividente a la hora de ver el aro rival, a un triple de Thompkins y a la defensa para tomarse un respiro con el 75-67 (min. 34), y poder entrar en los últimos cinco minutos con diez puntos de ventaja, 79-69. Un mate en contraataque de Ognjen Kuzmic puso el 81-69 en el luminoso y comenzó a abrir de par en par las puertas de la victoria para el Real Madrid.

El Andorra volvió a amagar, 81-74 (min.36), con dos buenas acciones consecutivas, pero le faltó consistencia para seguir por el mismo camino y la experiencia del Real Madrid, además, fue decisiva en la gestión de la ventaja para llegar, con no demasiados problemas, al 94-88 final.

FICHA TÉCNICA:

Real Madrid (26+24+13+31): Causeur (19), Doncic (8), Campazzo (15), Ayón (10) y Thompkins (12) -equipo inicial-, Randolph (10), Yusta (2), Carroll (7), Kuzmic (6) y Taylor (5)

Andorra (18+17+25+28): Blazic (20), Albicy (3), Diagne (10), Shurna (10) y Walker (13) -equipo inicial-, Fernández (6), Jankovic (7), Stevic (12), Karnowski (2) y Jelinek (5)

Árbitros: Benjamín Jiménez, Luis M. Castillo y Víctor Más. Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada de la Liga ACB disputado en el Palacio de Deportes de Madrid ante 7.853 espectadores