Castellet se clasifica para la final de 'half pipe'

Queralt Castellet
Queralt Castellet |Telemadrid

Queralt Castellet se clasificó para disputar la final de la prueba olímpica de halfpipe de los Juegos Olímpicos de PyeongChang, tras concluir quinta la calificación que se disputó este lunes en Phoenix Park y que dominó la estadounidense Chloe Kim.

Queralt, que a los 28 años disputa sus cuartos Juegos y que entró en Corea del Sur tras ganar la prueba de la Copa del Mundo de Snowmass (EEUU) y ser tercera en la de Laax (Suiza) -ambas en enero- se clasificó con los 71.50 puntos que recibió en la primera de las dos rondas de una calificación en la que la joven Kim, de 17 años (95.50), anunció que, en su primera cita olímpica, irá directamente a por el oro.

CHLOE KIM, LA GRAN FAVORITA

Aunque las medallas se repartirán este martes, en una final en la que todas partirán de nuevo de cero y deberán repetir las dos bajadas que hicieron este lunes; Kim -cuádruple ganadora en el superpipe de los X Games de Aspen (EEUU)- hubiese logrado la mejor marca del día con la puntuación que recibió su primer ejercicio (91.50), que mejoró cuatro puntos en el segundo.

La china Jiayu Liu -con los 87.75 puntos de su primera ronda- y la japonesa Haruna Matsumoto -que sumó 84.25, en la segunda- se colocaron por detrás de Chloe Kim en una calificación en la que la mitad de las 24 participantes la mitad lucharán por los trofeos y la otra mitad verá la carrera desde la grada.

QUERALT: "SOY OPTIMISTA"

La estadounidense Maddie Mastro, con 83.75 puntos se clasificó cuarta, justo delante de Queralt, que pasó a la final gracias a una primera ronda en la que aseguró puntuación gracias al backside 9 que sólo ella domina. Pero que hubiese mejorado claramente en la segunda ronda, de no haberse caído al intentar su último truco.

"Soy optimista", explicó a Queralt en la zona mixta del Phoenix Park, donde relegó a la sexta plaza a la china Xuetong Cai (69.00), que el año pasado ganó el oro en esta prueba en los Mundiales de Sierra Nevada (Granada).

"Siempre lo soy, hay que ser positiva", indicó la rider de Sabadell (Barcelona) en Corea del Sur, donde compitió con un casco azul marino repleto de lemas de apoyo (en azul celeste) que pidió le enviaran sus seguidores a través de las redes sociales. Entre ellos "El futuro no se espera, se alcanza", "Sé tú misma, disfruta, vuela alto y cumple tu sueño" o "Hazlo por todos los que no pudieron".

CONFIADA

Queralt irradiaba confianza y alegría, porque sabe que está en la víspera del que puede ser un gran día. "Decidimos sacar un truco mucho más seguro en primera ronda, hacer el backside 9, que soy la única de la competición que lo hago", explicó en Phoenix Park. "Es una ronda que estaba hecha para, en principio, meterme en la final, aunque siempre queda mucho en la mano de los jueces", precisó la campeona catalana.

"En la segunda me he caído donde me estaba cayendo en los entrenamientos. Tenía que pasar de 3 a 7 abajo, es lo que he hecho, pero el 7 no me ha salido. Es un truco que me sale siempre, que lo tengo muy bien. Pero es un truco que requiere paciencia y aguantar hasta el final. Me he anticipado y me he ido dentro del pie sin conseguir aterrizar", explicó la 'rider' de Sabadell (Barcelona).

PENDIENTE DEL VIENTO

"Pero creo que hemos sabido jugar bien eso de ir con un truco más seguro en primera ronda", afirmó Queralt, subcampeona mundial en Kreischberg (Austria), hace tres años. "Mañana va a ser completamente distinto, hoy estaba el factor del viento. Desde el principio del día lo he notado y hemos sabido jugarlo, rectificar donde era necesario y no me ha hecho caerme", indicó Castellet.

"Soy optimista. Soy la única que está haciendo el backside 9 en toda la competición", respondió Queralt en la zona mixta del Phoenix Park, el otro escenario -junto al Palacio de Hielo de Gangneung, sede del patinaje artístico- en el que España buscará la gloria en los Juegos de PyeongChang.

"Es uno de los trucos más técnicos del pipe, y aunque al principio del día me daba bastante miedo tirarlo, ha sido bastante crucial en el día de hoy. Sobre todo con el viento, que echaba para este lado, yo creo que ha sido una herramienta muy buena", indicó Castellet.