Del Bosque y los jugadores piden perdón y comienzan a pensar en ganar a Chile

Del Bosque y los jugadores piden perdón y comienzan a pensar en ganar a Chile

Vicente del Bosque, seleccionador español, dio la cara por los 23 jugadores que citó para el Mundial 2014, especialmente por los veteranos a los que dijo que "no tenía fuerza moral para dejarlos fuera" tras recordar que algunos de los que piden paso fracasaron en los Juegos Olímpicos.

Del Bosque compareció ante los medios cuando no estaba planificado. Respondió a la petición de los enviados especiales con una rueda de prensa honesta, en la que habló desde el corazón sin mirar el reloj. Cercano a cada periodista que preguntó y dando normalidad a la situación desde la derrota.

EN DEFENSA DE CASILLAS

Así llegó su defensa a Iker Casillas el primero y al resto de veteranos que aguantan el chaparrón de una crítica que comprende, pero ante la que pide "respeto".

"Entiendo que es un tema de debate pero nosotros hemos traído a 16 jugadores campeones del mundo de 23. Significa un 30 por ciento de un campeonato a otro", analizó.

"Ellos han participado en la consecución de la clasificación al Mundial, no han estado alejados estos cuatro años y en sus clubes han logrado éxitos y se han ganado estar en Brasil. Los hemos traído desde el convencimiento de que son los mejores", añadió.

Cada mensaje de Del Bosque tiene un significado y quiso dejar uno para los que piden renovación del grupo, recordando que las generaciones que vienen por detrás pisando fuerte han fracasado en los Juegos Olímpicos.

"No quiero decir que tenga razón porque habremos dejado alguno fuera que también merecía venir, pero para mí los que están aquí son los mejores. Aunque digan que Xavi tiene 34 años. Con 32 no es una edad para no venir a un Mundial, nos acordamos en marzo cómo jugaron en Francia para darnos la clasificación. No tenía fuerza moral para dejarlos fuera y algunos de los que se piden habían fracasado en la Olimpiada. Tenemos futuro por detrás pero los que han venido han demostrado calidad durante toda la temporada y nos ayudaron en la clasificación", opinó.

Ahora, son ellos los que se ven obligados a levantar a España de la lona y apurar ante Chile y Australia las opciones de clasificación a octavos de final. "Tienen esa madurez para todavía afrontar este reto que tenemos por delante el miércoles ante Chile. Ese oficio para afrontar un reto mayor que el pasado Mundial. Creo que aquellos que tienen 30 años, por mucho que hayan ganado, son más responsables que los recién llegados". Fue la defensa a ultranza de Del Bosque a los suyos. A los que condujeron a España a dominar el mundo del fútbol.

"IKER DIO PRUEBA DE SU CAPITANÍA"

Vicente del Bosque desveló la imagen que se encontró en el vestuario cuando entró tras el varapalo del 1-5 ante Holanda, y encontró a Iker Casillas ejerciendo de capitán con una charla al grupo, admitiendo que era el primer culpable y mostrando el camino para la reacción.

Dentro de la "desazón" que asegura sentir el seleccionador español, se agarra a síntomas para la esperanza. Una imagen le condujo a ello y la desveló horas después de que se produjese, tras ya admitir ayer en caliente que en el vestuario había encontrado "una charla edificante".

"Iker dio prueba de su capitanía y compromiso con la selección. Cuando llegué al vestuario de la rueda de prensa y estaba él hablando con todos, auto culpándose en muchas cosas sabiendo que todos éramos culpables, pero poniendo la base del futuro e invitando a todos a no entregarse porque sabe que hay mucha gente en España detrás nuestra", reconoció.

Del Bosque aseguró que Casillas "actuó de capitán con un discurso positivo, majo y útil". Él acabó sumándose con brevedad y desde hoy ya comienza la terapia psicológica que va a realizar para levantar el animo de sus futbolistas y afrontar el partido decisivo ante Chile del próximo miércoles en Río de Janeiro.

RAMOS: "HABLAR DE FIN DE CICLO SERÍA UNA AUTÉNTICA LOCURA"

Sergio Ramos admitió, como hizo el capitán Iker Casillas, que ante Holanda hizo el peor partido de su carrera con España, pero afirmó que "no es un día para señalar a nadie" y defendió al grupo reconociendo que "hablar de fin de ciclo sería una auténtica locura".

Ante la dura crítica dirigida a España por firmar el peor estreno de un campeón del mundo con el 1-5 ante Holanda, Sergio Ramos tomó la palabra de vuelta a Curitiba, en la sala de prensa de la ciudad deportiva 'Cajú', donde pidió respeto a una generación que lo ha ganado todo.

"Aceptamos la crítica pero sentimos que el 98 por ciento de nuestro país confía en la selección y nos lo hemos ganado con muchos años de trabajo, sacrificio e ilusión. No va faltar ante Chile. No se puede hablar de fin de ciclo porque sería una auténtica locura", manifestó.

Ramos admitió su mal partido pero pidió unión para reaccionar y luchar por clasificarse para octavos. "Ni los halagos me vuelven loco ni las críticas me van a hundir. Asumimos el rol y la situación que tenemos. Ahora es cuando hay que estar más unidos y tirar del carro entre todos".

"No es un día para señalar a nadie individualmente. Esto es un grupo y no hay que señalar a un jugador en concreto. La crítica va a existir porque se espera mucho del campeón del mundo, una selección que no está acostumbrada a perder. Asumimos que la gente se quedó con mal sabor de boca pero hay que confiar en nosotros. Nos vamos a dejar el alma hasta el último segundo", añadió.

EL CLIMA "NO ES EXCUSA" PARA ESPAÑA

La selección española retomó la pasada madrugada su concentración en Curitiba, una decena de grados por debajo de la temperatura con la que jugó su primer partido del Mundial 2014 frente a Holanda (1-5), pero el equipo no quiere "excusas" ni por el tiempo ni por los cambios climatológicos.

"No es excusa ese tema. La selección se rige con unas directrices que marca la FIFA. Hay unas normas estipuladas que debemos cumplirlas. Aquí estamos entrenando con buena temperatura e instalaciones para trabajar tranquilas", explicó Sergio Ramos, que jugó los 90 minutos en el duelo del viernes en Salvador, que se disputó con 29 grados y 87 por ciento de humedad. El pasado miércoles, en Curitiba, ante de viajar, entrenaron con 13 grados.

"Intentamos adaptarnos de la mejor manera posible, viajando dos días antes (lo hicieron antes de jugar en Salvador y el lunes partirán por la tarde hacia Río de Janeiro, donde se enfrentan el miércoles a Chile en Maracaná). Hay que aceptarlo. Si hubiésemos ganado no se hablaría de ese tema", advirtió el defensa este sábado.

"No es excusa. Evidentemente, si el resultado ayer hubiese sido diferente no hablaríamos de temperaturas, cambios climáticos ni beneficios ni perjuicios por conceptos extradeportivos. Podíamos destacar cosas mejores o peores, pero cuando pierdes no hay excusas. La excusas son de perdedores y España tiene una mentalidad ganadora que hemos construido y que no va a cambiar", recalcó Ramos.

En el mismo sentido se expresó Jordi Alba: "Todo el equipo estamos contentos donde estamos. No es ninguna excusa el calor o el frío. Yo prefiero estar en las condiciones de Curitiba. Estamos más a gusto. Si se hubiera ganado, no estaríamos hablando del sitio de entrenamiento donde estamos. No debe servir de excusa para nada".

"Cuando lleguemos a jugar (contra Chile en Río de Janeiro) dejarnos todo el alma en el partido y no hablar de frío o calor como excusas que no nos importan", insistió este sábado el lateral internacional del Barcelona, hoy en el primer día que amaneció soleado en Curitiba en una semana ya de concentración en Brasil.