El Bilbao Basket alcanza el sueño de la final tras eliminar al Real Madrid

El Bilbao Basket alcanza el sueño de la final tras eliminar al Real Madrid

El Bizkaia Bilbao Basket ha escrito este jueves con letras de oro una nueva página de su historia al lograr clasificarse por primera vez para una final por el título ACB, tras eliminar por 3-1 al Real Madrid al ganar por 80-72 en el Bilbao Arena.

La final dejó de ser un sueño para convertirse en una realidad tangible para el conjunto bilbaíno, ese invitado inesperado que se coló en la fiesta por el título de Liga y que, tras eliminar a las primeras de cambio al Power Electronics Valencia, agranda ahora su leyenda dejando en la estacada a uno de los grandes favoritos.

Los de Fotis Katsikaris apelaron una vez más al 'efecto Miribilla' para subir ese escalón, pequeño, pero a la vez enorme, que le separaba de dar la gran campanada o de tener que regresar a Madrid para jugársela en el quinto partido, y Miribilla no les defraudó.

La afición del Bilbao Arena fue esta noche el sexto jugador, el que hizo posible que el equipo superase las dificultades que se plantearon durante el partido, como en tercer cuarto, cuando las decisiones arbitrales pusieron el choque cuesta arriba para el BBB; o en el cuarto, cuando las fuerzas flaqueron y hubo que echar mano del corazón y la casta para superar una desventaja de 8 puntos (56-62) que hacían desvanecerse las ilusiones. En ese momento Aaron Jackson (17 puntos) fue el hombre que salió al rescate y lideró la remontada.

El Bizkaia Bilbao Basket siguió así los pasos del Unicaja, Cajasol y Power Electronics Valencia, tres equipos que lograron el acceso a la gran final en su primera presencia en semifinales. La parte negativa es que ninguno de ellos logró ganar el título, pero ya habrá tiempo de pensar en eso y en el Regal FC Barcelona, el temible rival en esta final. Ahora toca disfrutar y, ¿por qué no?, soñar.

Justo es decir que el Real Madrid que se plantó en Miribilla esta noche lo hizo todo para forzar el quinto partido, recuperando la dignidad perdida en el tercero. Pero la falta de continuidad de la que pecó durante la serie le terminó pasando factura. El abrumador ambiente de Miribilla les pesó como una losa y les terminó por condenar.

La primera parte ofreció emoción a raudales e igualdad, con ligero dominio del Real Madrid, que se 'reseteó' para este cuarto choque. De hecho, el rebote ofensivo, que fue un lastre para conjunto de Molin en el tercer partido (tan sólo capturó tres en todo el choque), fue en esta ocasión una de las virtudes que exhibió el equipo blanco (10).

El conjunto bilbaíno acusó la mejoría de su rival en esta parcela y el acierto de Tomic bajo el aro, lo que se tradujo en un parcial inicial de 2-9, con siete puntos del pívot croata. Un triple de Aaron Jackson rompió este parcial negativo, pero su equipo acumulaba faltas personales mientras el Real Madrid no fallaba en los tiros libres y mantenía su ventaja en el marcador.

Pero el Bilbao Basket también gozaba de un acierto total en los libres. Warren anotaba desde esa distancia, y dos canasta consecutivas de Mumbrú y Jackson permitían al conjunto local endosar un parcial de 6-0 y empatar el choque (13-13), templando algo los nervios de Miribilla.

El Real Madrid también se cargaba de faltas y tras la segunda de Felipe Reyes, Hervelle ponía al Bilbao Basket por primera vez por encima en el marcador (17-16). Vasileiadis se encargó de aumentar la diferencia, firmando un parcial de 12-3 que rompía Tomic, lo que llevó a Katsikaris a pedir un tiempo muerto a 27 segundo para el final. La última canasta del primer cuarto correspondió a Sergio Rodríguez, que puso de nuevo al Real Madrid por delante antes de la conclusión (19-20).

La igualdad se mantuvo en el segundo cuarto, en el que el BIlbao Basket llegó a ponerse por delante en una ocasión (26-25). El acierto en tiros libres mantenía a los de Katiskaris dentro del partido, pese a que los triples seguían sin entrar y acabó ofreciendo una demoledora estadística (3/15). Pero el Real Madrid anotaba de uno y otro modo, y de la mano de Sergio Rodríguez, Fischer, y la dirección de Prigioni, lograba alcanzar una ventaja máxima de siete puntos (32-39).

Un parcial de 6-2 permitió al Bilbao Basket acortar distancias y llega al descanso con un resultado de 38-41 que dejaba todo por decidir.

Tras la reanudación el Real Madrid mantenía su ventaja en el luminoso, pero no lograba abrir brecha. A 2'48 para la conclusión del tercer cuarto, imperaba la igualdad absoluta (50-50) y el Bilbao Basket mantenía sus opciones, pese a que el cansancio acumulado comenzaba a hacer mella en los 'hombres de negro'.

Pero una discutida decisión arbitral encendió al público de Miribilla ("Manos arriba, esto es un atraco") y puso de nuevo por detrás a los locales. Una falta clara no pitada sobre Vasileiadis permitió a Sergio Rodríguez armar el contraataque para que Tucker construyera un mate que puso fin al cuarto (54-55).

MIRIBILLA EMPUJA Y DECIDE

Un triple de Suárez inauguró el último y decisivo cuarto y con un parcial de 2-7 el Real Madrid se colocaba de 8 puntos (56-62). Pero el Bilbao Basket respondió con un parcial de 5-0, con dos tiros libes de Banic y un triple de Mumbrú. El acierto exterior llegó en el mejor momento, y otra canasta de Blums desde la línea de 6,75 permitió a los de Miribilla empatar el choque y acercarse de nuevo a su sueño (64-64). A partir de ese momento, el partido entró en el delirio.

Mumbrú (15 puntos), Banic (12 puntos) y Hervelle (6) estaban fundidos. Era el momento de que la cabeza olvidara las piernas y pensara el corazón. Y en estas apareció Jackson,en el que el cansancio no había hecho mella, para inventarse un contraataque y anotar una canasta que empató de nuevo el choque (70-70) e hizo rugir a Miribilla.

El ambiente jugaba en contra del Real Madrid, le ensordecía y limitaba sus decisiones. A cambio recibía un parcial de 8-0 (74-70) que aumentaba más si cabe los decibelios. Dos tiros libres de Tomic pusieron al conjunto blanco a dos y un tapón de Prigioni impedía a Banic encestar un balón que se quedaba encajado en el aro y daba paso a un tiempo muerto.

En ese momento, el Bilbao Basket tomó las riendas de su destino y se fue directo hacia su sueño. Primero, con una canasta de Hervelle a 27 segundos. Y, cuando restaban 18 segundos, dos faltas consecutivas sobre Jackson, de Tucker y Suarez, que el Hartford transformó en la victoria definitiva (80-72) e hizo realidad el sueño.

FICHA TÉCNICA.

--RESULTADO: BIZKAIA BILBAO BASKET, 80 - REAL MADRID, 72.

--EQUIPOS.

BIZKAIA BILBAO BASKET: Jackson (17), Blums (5), Mumbrú (15), Hervelle (6), Mavroeidis (8) --cinco inicial--; Banic (12), Vasileiadis (7), Warren (6), Fisher (4).

REAL MADRID: Prigioni (8), Llull (13), Suarez (7), Reyes (6), Tomic (17) --cinco inicial--; Rodríguez (6), Fischer (12), Tucker (3),Velickovic (-) y Begic (-).

--PARCIALES: 19-20, 19-21, 16-14, 26-17.

--ÁRBITROS: Martín Bertrán, Hierrezuelo y Conde. Sin eliminados.

--PABELLÓN: Bilbao Arena. 8.682 espectadores.