Benzema, Messi y Manucho, protagonistas de la jornada

Volvían a planear sombras sobre la figura de Benzema, desaparecido en duelos que marcaban el inicio del 2015 con derrota ante el Valencia y eliminación copera ante el Atlético de Madrid, cuando el delantero francés reapareció a lo grande en el Coliseum Alfonso Pérez. Andaba el Real Madrid atascado, tan frío como el tiempo al sur de Madrid, cuando dejó una genialidad de un nueve diferente.

Sin apenas metros lanzó el balón en largo, para sentar a su defensa pegado a la línea de fondo con un regate que patentó Emilio Butragueño ante el Cádiz. Uno dos y regaló a Cristiano Ronaldo. Benzema no marca en Liga desde el 29 de noviembre.

Enlaza cinco jornadas sin ver puerta. Pero Carlo Ancelotti no tiene reproches para su delantero centro, todo lo contrario, un abrazo que muestra complicidad y agradecimiento. El que da a un futbolista generoso que alimenta la sed de gol de Cristiano y Bale.

LIONEL MESSI

Hablar de resurrecciones con Messi, el mejor jugador del mundo junto a Cristiano Ronaldo a años luz del resto, es fruto de una extraña irregularidad que retrata con rapidez al que osa a lanzarle una crítica. Leo es el fútbol en pura esencia y más afilado, cuando recupera su punta de velocidad, se convierte en un futbolista imparable.

Con problemas en la caseta, una suplencia mal asumida en Anoeta y un pulso interno con el entrenador, Luis Enrique, de golpe Messi ha apagado el incendio con un fútbol de altos quilates. Tumbó al campeón de Liga en el Camp Nou y extendió su momento en Riazor, con una exhibición que coronó con tres goles de genio de la definición.

En el Barcelona tienen asumido que hay que darle lo que necesite y que su líder está por encima de la personalidad del entrenador. Su reacción de momento asienta al técnico asturiano que afronta un momento decisivo en la dura eliminatoria copera ante el Atlético de Madrid.

JORDI CODINA

El fútbol tiene capítulos que retratan a dirigentes y dejan a futbolistas comprometidos en una situación difícil de asumir. En Getafe hubo dos este curso con profesionales que han dado la cara años por el club.

Al caso Pedro León, futbolista de mayor calidad al que dejaron en la grada sin poder competir por el caos económico del conjunto azulón, se sumó en pretemporada el deseo del presidente Ángel Torres en la salida de Codina: "Si no quiere irse se quedará de cuarto portero", llegó a soltar públicamente en una comparecencia.

Ante esa falta de respeto a contratos que en su día firmó sin que nadie le obligase, al portero sólo le quedó tragar y trabajar en entrenamientos para revertir su situación. Tuvo la suerte de tener un técnico como Luis García que defendió su continuidad y el tiempo con las circunstancias inesperadas del fútbol, le colocó de titular con Quique Sánchez Flores en un partido que todos quieren jugar, ante el Real Madrid.

Lo aprovechó Codi, el seguir número uno del piloto italiano Valentino Rossi, para dejar paradas de mucho mérito que frenaron de inicio a su rival. Terminó encajando tres, cuando las fuerzas de sus compañeros se apagaron, pero dejó una reivindicación para los que querían fuera.

MANUCHO

Es un delantero peculiar. De esos que siempre va a la guerra intentando sacar provecho de su 1,88 de altura en todas las acciones a balón parado. Buena cualidad para un estadio como el de Vallecas, aunque el estilo de juego de Paco Jémez aún no ha conseguido sacarle todo el provecho. El regreso de Leo Baptistao redujo su protagonismo y respondiendo al alto nivel de exigencia de Paco en los entrenamientos, se está ganando más minutos.

En Anoeta fue titular ante la Real Sociedad y estuvo en todo. Comenzó provocando la risa en calzoncillos, al obligarle el árbitro a cambiarse el pantalón. Siguió generando sorpresa, sobre todo a sus compañeros y desesperación al cuerpo técnico, cuando con todo para marcar y la portería vacía, en vez de intentar llegar con su zurda dejó pasar el balón para controlarlo y dar tiempo al rival de colocarse.

Pero acabó generando celebración y el festejo por tres puntos de oro a su remate certero a un saque de esquina. Sin pensar, con su potencia en el remate como punto fuerte, marcó un gol que deja al Rayo como el equipo más extraño de una primera vuelta que toca a su fin. Siete puntos de local y 19 de visitante.

GERARD DEULOFEU

Su salida en forma de nueva cesión del Barcelona rumbo al Sevilla fue una de las primeras decisiones de Luis Enrique discutidas por parte del barcelonismo. Deulofeu, una de las grandes perlas de la cantera y referencia en La Masía, se veía obligado a hacer las maletas cuando su periplo inglés ya parecía ser el peaje a pagar para instalarse en la primera plantilla del equipo de su corazón.

Su estilo no cuadró con la idea del nuevo técnico del Barcelona y Sevilla le acogió con los brazos abiertos. Con tiempo, pegado a banda derecha, va explotando sus virtudes bajo la tutela de Unai Emery. Gestiona jóvenes valores con un gran futuro por delante como Deulofeu y Denis Suárez, sello azulgrana.

Los dos desequilibraron ante el Málaga. Uno asistió y otro marcó para colocar a su equipo en 'zona Champions' al final de la primera vuelta y permitir soñar. Descaro y calidad les sobra para ilusionar al sevillismo.