El Bayer Leverkusen y 'Chicharito' vuelven a Madrid

El Bayer Leverkusen, próximo rival del Atlético de Madrid en los octavos de final de la Liga de Campeones, vuelve a Madrid de la mano de otro viejo conocido, Javier "Chicharito" Hernández, ex jugador del Real Madrid que ya eliminó al equipo de Simeone en cuartos de final de 2015 con un gol del mexicano en los últimos minutos.

Chicharito es el mayor peligro en ataque de los germanos desde su llegada al club germano la pasada temporada, en la que anotó 26 tantos. Aunque en este curso sus números son más discretos (7 goles en todas las competiciones) sigue siendo el mayor goleador del equipo.

PELIGRO TURCO

El otro futbolista clave de los bávaros es el turco Hakan Çalhanoglu, poseedor de la calidad necesaria para decidir un partido con un pase magistral o con una falta por la escuadra. El internacional otomano cuenta 5 goles y 5 asistencias esta temporada.

Pero el Atlético también habrá que tener en cuenta a otros jugadores como el joven alemán Julian Brandt, que lo juega todo con el técnico Roger Schmidt, y Karim Bellarabi, actualmente lesionado y de quien el cuadro rojiblanco deberá estar pendiente porque es un hombre clave pese a que solo ha disputado tres partidos esta temporada. Lesionado desde el 9 de septiembre no se conoce con exactitud su regreso a los terrenos de juego.

Probablemente el punto débil del equipo alemán sea una defensa joven e inexperta (han encajado 21 goles en 14 partidos en la Bundesliga) dónde manda el turco Ömer Toprak y que está respaldada por el cancerbero Bernd Leno, el capitán del equipo.

MARCHA DISCRETA EN LA BUNDESLIGA

El Bayer Leverkusen marcha en una discreta octava posición en la competición doméstica y ha acabado la fase de grupos de la Liga de Campeones sin conocer la derrota, con cuatro empates y una prestigiosa victoria en Wembley ante el Tottenham.

Roger Schmidt dibuja sobre el campo el clásico 4-4-2 con doble y pivote y dos delanteros, con el que aplica una presión intensa para robar y buscar transiciones ofensivas rápidas con la velocidad de Brandt y Chicharito.

El equipo germano es un habitual de las últimas ediciones de la Liga de Campeones y, aunque fue finalista en 2002 ante el Real Madrid, no ha conseguido superar los octavos de final desde entonces.

Pese a no estar en este momento en la elite de los equipos europeos, al Bayer Leverkusen no le va a abandonar esa competitividad que caracteriza a todos los equipos alemanes. Y, si continúa dejándose puntos en la Bundesliga, puede llegar a febrero con la única preocupación de la Champions. Eso podría ser peligroso para el Atlético.