La Audiencia Nacional se declara incompetente y habrá fútbol el domingo 2 de enero

setencia_futbol_20101230V0.wmv

Los partidos de la Liga Profesional de Fútbol se jugarán el domingo después de que la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional se haya declarado incompetente para decidir sobre la suspensión de los encuentros, al considerar que la demanda presentada por Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) adolecía de un defecto de forma, han informado fuentes jurídicas.

Los magistrados Ricardo Bodas --presidente de la Sala y ponente de la resolución-- Manuel Poves y Enrique De No Alonso-Misol, que han adoptado su decisión por unanimidad, entienden que el calendario de la competición fue aprobado por la Real Federación Española de Fútbol por delegación del Consejo Superior de Deportes.

Así, aplicar ahora una medida cautelar de suspensión "alteraría" esta aprobación del calendario, un acto administrativo cuyo conocimiento corresponde a la jusrisdicción contencioso-administrativa y no social, dicen los magistrados.

Esto provoca que la Sala no sea competente para aplicar la medida cautelar de suspensión de los partidos. Sucede que tanto mañana 31 de diciembre como el 1 son días inhábiles, de forma que aunque la demanda se presentara ante la instancia correcta esta no podría decidir a tiempo.

LA LIGA INCUMPLIO EL CALENDARIO

La Sala da por probado que no hubo acuerdo entre las partes para consensuar un calendario de competición pese a lo cual la Liga propuso a la Federación que se jugaran partidos el día 2 de enero aunque en el Convenio se pactó expresamente que no se celebrarían partidos en dicha fecha.

Los magistrados entienden que desde que tuvo ese conocimiento, el pasado mes de julio, la AFE podía haber planteado un conflicto colectivo o medida cautelar caso en el que sí hubiera sido competente la Sala de lo Social.

No obstante no lo hizo y una vez aprobado el calendario por la Federación se considera "acto administrativo" y su impugnación debe conocerse por la jurisdicción contencioso-administrativa. Contra la resolución cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo.