El Atlético reinicia su ambición

El Atlético reinicia su ambición

El Atlético de Madrid 2018-19, el séptimo proyecto de la era Diego Simeone, entró en acción con el inicio de la pretemporada, con su ambición de siempre, como un aspirante a todo, con la Supercopa de Europa ya a la vista y con el enorme desafío pendiente de la Liga de Campeones.

En la ciudad deportiva de Majadahonda, aún a la espera de más de medio equipo entre la participación mundialista de diez de sus futbolistas y los posibles ajustes que aún quedan en la plantilla para el nuevo curso, se puso en marcha con un amplio grupo de canteranos y el objetivo muy definido: competir por todo.

CON RODRI Y ADÁN

Ya están a las órdenes de Simeone el medio centro Rodrigo Hernández, Rodri, procedente del Villarreal, y el portero Antonio Adán, fichado del Betis -dos de las cuatro incorporaciones del equipo durante este verano-, además de otros ocho futbolistas que permanecen en el primer equipo para la nueva temporada.

Ese es el caso del guardameta Jan Oblak; los defensas Stefan Savic, que se ejercitó en el gimnasio dentro de su puesta a punto de la operación de pubalgia y hernia a la que se sometió al final de la pasada campaña, y Juanfran Torres; los centrocampistas Thomas y Vitolo, y los delanteros Ángel Correa, Kevin Gameiro y Luciano Vietto, aunque estos dos últimos mantienen su futuro en el aire. El argentino vuelve de su cesión al Valencia.

A LA ESPERA DE LOS MUNDIALISTAS

Aún espera el Atlético a medio equipo, los diez mundialistas, que se irán sumando de forma escalonada a los entrenamientos en las próximas fechas: los franceses y finalistas Antoine Griezmann, Lucas Hernández y Thomas Lemar; los españoles Koke Resurrección, Saúl Ñíguez y Diego Costa; los uruguayos Diego Godín y José María Giménez; el croata Sime Vrsaljko y el brasileño Filipe Luis.

Ante esas ausencias, Simeone ha citado para los primeros días de preparación a 17 canteranos: los porteros San Román y Dos Santos; los defensas Solano, Aitor Puñal, Montero, Alberto Rodríguez, Tachi, Manny Alexander y Carlos Isaac; los medios Toni Moya, Mikel Carro, Roberto Olabe, Víctor Mollejo, Óscar Pinchi y Joaquín Muñoz; y los delanteros Borja Garcés, Sergio Camello y Cédric.

CON LA SUPERCOPA COMO OBJETIVO INMEDIATO

En el horizonte, la Supercopa de Europa. Es el primero de los retos que propone la nueva temporada al Atlético, campeón de la Liga Europa el pasado 16 de mayo, de vacaciones desde seis días más tarde, después de la disputa de un amistoso en Nigeria, y de vuelta mes y medio después para poner en marcha cada uno de sus mecanismos: el físico, el técnico y el táctico, de tanta transcendencia siempre.

El 15 de agosto en Tallin (Estonia) entrará en competición contra el Real Madrid por el primer título de la campaña, en el duelo entre el ganador de la Liga Europa contra el vencedor de la Liga de Campeones, un derbi que traspasa fronteras, el más grande sin duda en la actualidad mundial. Ahí dirige ya el foco el equipo.

Hasta entonces, además de los entrenamientos habituales de la pretemporada en Majadahonda o la novedosa concentración en los Alpes a principios de agosto -este verano el conjunto rojiblanco no hará su habitual periodo de preparación en Los Ángeles de San Rafael, en la sierra segoviana-, el Atlético tiene cerrados cuatro amistosos.

AMISTOSOS

Los dos primeros serán en Singapur, dentro de la Internacional Champions Cup. Ahí se trasladará el equipo la última semana de julio para enfrentarse primero al Arsenal, el 26, y después al París Saint Germain, cuatro días después. El 6 de agosto jugará con el Stuttgart en la ciudad alemana y el 11 de ese mes, en el último duelo previo a la Supercopa, recibirá al Inter de Milán en el Wanda Metropolitano.

Por delante, además del derbi en Tallin, tres competiciones más: la Liga, la Copa del Rey y la Liga de Campeones, este último el anhelo y la mayor ambición del Atlético en los últimos tiempos, desde las dos finales perdidas con el Real Madrid en Lisboa, en 2014, y en Milán, en 2016, y aún más esta campaña, porque la final de la competición se disputará en su propio estadio.