Arantxa Sánchez Vicario acusa a sus padres de dilapidar 45 millones de euros

Rodeada de una enorme expectación, casi tan grande como en sus grandes éxitos deportivos, Arantxa Sánchez Vicario ha presentado hoy en Barcelona su polémico libro de memorias. En él acusa a sus padres de haber dilapidado la enorme fortuna que ganó logrando sus triunfos deportivos. Una reconciliación difícil, a juzgar por las lágrimas de Arantxa.

Había un gran interés por conocer los detalles del libro de la ex tenista, y un nutrido grupo de prensa deportiva, general y del corazón se había dado cita para cubrir este evento. El libro "Vamos Arantxa" se presenta como un repaso a la carrera de la tenista, escrito por ella misma, pero lo que se ha dicho hasta ahora de él, sobre todo en lo referente a la polémica con sus padres, por la gestión que según ella hiceron del dinero que ganó cuando era profesional, ha despertado un enorme interés.

En un duelo de declaraciones convenientemente trufado por tertulianos del corazón y programas al uso, tanto Arantxa como sus padres han dicho "su verdad" en torno a este asunto. Ella acusa a los suyos de haber manipulado y dirigido su carrera. Aún peor, de haber malgastado, cuando no de haberse apropiado, de casi toda su fortuna.

Los padres, en un comunicado tan seco como doloroso, lamentan lo que está ocurriendo y niegan esa supuesta apropiación de bienes. Pero de hecho la ex tenista les reclama ahora dos domicilios, uno en la zona más distinguida de Barcelona, y otro en Gerona.

La polémica está servida y éste será sin duda uno de los libros que den más de hablar en los próximos días... Arantxa no ha podido evitar las lágrimas al presentarlo ante la prensa. Su imagen, sin duda, será una de las más vistas y recurrentes, también, esta semana.