Aíto, cincuenta años con 'veneno' en el cuerpo

Aíto García Reneses, actual técnico del Herbalife Gran Canaria, ha sido homenajeado por la ACB tras haber dedicado su vida al baloncesto y llevar cincuenta años en la máxima categoría, "con el veneno en el cuerpo" como el protagonista suele comentar, como jugador, entrenador, seleccionador y mánager general.

La sala Truss del Barclaycard Center de Madrid ha acogido este miércoles el homenaje en un acto que ha contado con la presencia de muchas de las personas que han compartido con él parte de esta larga trayectoria. Directivos, entrenadores y jugadores no han querido perder la oportunidad de mostrar su admiración por uno de los grandes del deporte de la canasta en España.

ILUSTRES INVITADOS

Juanto al ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, al presidente de la ABC, Francisco Roca, y al presidente de honor, Eduardo Portela, han estado figuras de la talla de Xabier Añua, Lolo Sáinz, Nacho Rodríguez, Pepe Laso, Vicente Ramos, Alfonso Reyes, Juan Mª Gavaldá, Pepiño Casal, Sito Alonso, Miguel López Abril, Joaquim Costa, Manolo Flores, Nacho Azofra, Óscar Quintana, Rodrigo de la Fuente o Joan Creus, además de familiares y amigos que han acompañado a un hombre respetado y reconocido como un innovador.

Tras la emisión de un vídeo que recogía muchos de los momentos vividos por el protagonista a lo largo de su extensa vida profesional, tomó la palabra Francisco Roca, quien aseguró que "es una satisfacción estar en este evento". "Es un acto que me emociona, porque se trata de conmemorar los 50 primeros años de Aito en el mundo del baloncesto".

"Ha sido un profesional muy innovador en su trabajo y la prueba es que ha creado escuela entre los entrenadores españoles. Ha sido un profesional muy atento a la tecnología y un precursor en saber extraer conocimiento de un deporte tan complicado técnicamente. Además, esa capacidad de detectar talento deportivo, que le ha valido para dar oportunidades al deportista joven", comentó.

LOLO SAINZ: "LE DOY LAS GRACIAS"

Lolo Sáinz, exentrenador de Real Madrid, Joventut y de la selección española y rival en mil y un partidos, señaló que "la vida siempre te depara momentos agradables, de donde sales con tus convicciones más firmes. Y eso me sucede con este homenaje, que es es merecidísimo e imprescindible, por tus 50 años dedicado al deporte más genuino y con un curriculum impresionante".

Además, le dio las gracias "por tu etapa como entrenador". "Cada vez que me tenía que enfrentar a ti eras como una piedra en el zapato, porque cada día das una clase magistral de los valores del baloncesto. Te doy las gracias por dignificar nuestra profesión y en especial, porque has encumbrado al entrenador veterano, demostrando que sigues siendo un referente en el difícil arte de entrenar", añadió Lolo Sáinz.

También habló Rafa Jodresa, representando a los muchos jugadores que han estado bajo las órdenes del homenajeado a lo largo de estos años. "Es un entrenador que no deja indiferente a nadie. Es alguien muy cercano con los jugadores jóvenes, a los que nos ayudó para ir creciendo en nuestra carrera deportiva. Destacaría de él que algo que ahora parece tan normal, entonces era nuevo, como el scouting, el visionar los vídeos tras los partidos o hablar con los jugadores", indicó.

Manuel Saucedo, director ahora del recinto deportivo que acogió el homenaje y periodista especializado en baloncesto, comentó que la reacción de Aíto con la prensa "no era buena, pero no pasa nada". "Todos hemos admirado su dedicación y la prensa ha querido y admirado mucho su figura, por su forma de vivir el baloncesto, su pasión y también su inteligencia. Es un estudioso del baloncesto", afirmó.

Cerró el turno de discursos el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, quien elogió la figura del homenajeado.

"Yo no había estrechado la mano de Aíto hasta hace unos minutos. Pero le he visto tantas veces en acción, que al verle aquí me parecía que era un viejo conocido", aseguró. "Este país nuestro es un país especializado en necrológicas y yo siempre me he opuesto a eso. El afecto hay que mostrarlo cuando uno está aquí, para que sirva de ejemplo", continuó.

"Para mí Aíto significa caballerosidad, le asocio con el señorío. Como deportista, seguro que quiere ganar, pero cuando pierde tampoco se le nota mucho", finalizó Méndez de Vigo.