‘Mi cámara y yo’ rastrea la burbuja del alquiler en Madrid

Este viernes, a las 22:30h, ‘Mi cámara y yo’ constata que los precios del alquiler en Madrid están por las nubes, sobre todo de los pisos en el centro de la capital. Para los que buscan piso, el alquiler se ha convertido en los últimos meses en un auténtico quebradero de cabeza

El programa se ha dirigido primero a una inmobiliaria, en este caso la sede del portal inmobiliario que reúne la mayor oferta de vivienda que hay en el mercado a través de su web. El responsable de Idealista asegura que ya hay cinco distritos de Madrid donde los precios del alquiler han comenzado a moderarse, algo radicalmente opuesto a lo que está ocurriendo a las afueras de la capital. No obstante, hay opciones para todos los gustos. El reportero del programa ha visitado un ático de 700 m2 en pleno barrio de Salamanca. Los interesados deben saber que está disponible por 20.000 euros al mes.

Por el contrario, las zonas donde podemos encontrar los alquileres más baratos en la capital son Vallecas y Villaverde. En ambos distritos los pisos se alquilan el mismo día que se anuncian. A las afueras de la ciudad, en un pequeño pueblo a 80 kilómetros de la capital, el programa encuentra a unos inquilinos recién llegados que cuentan que incluso aquí es difícil encontrar viviendas con el cartel de ‘se alquila’.

Algunos señalan como una de las principales causas de la subida de precios, el creciente fenómeno del alquiler turístico. En el centro de la capital se concentra el 60% de este tipo de viviendas, dirigidas a los numerosos turistas que nos visitan cada día. Tres de cada diez eligen esta opción de alojamiento durante su estancia en Madrid. El concejal de Urbanismo confirma que los distritos más céntricos tienen hoy día mayor número de visitantes que vecinos, lo que denominan ‘población flotante’. Una realidad que afirman, hay que regular. Por su parte, el Director de Vivienda de la Comunidad de Madrid apunta que la solución pasa, entre otras medidas, por fomentar la construcción de viviendas, ampliando así la oferta para el ciudadano. Sin duda, un sector económico no exento de polémica.