El presidente de los empresarios catalanes: “Si esto no se corta, yo, Joseb Bou, me voy a Madrid”

Josep Bou

Telemadrid

| 12.11.2015 - 12:26 h

-Bou asegura que la Agencia Tributaria catalana acabaría con su empresa y sus empleados porque ha “alzado la voz a favor de Cataluña y de España, y eso no se perdona en el mundo nacionalista”

-Reconoce que los empresarios catalanes han pecado de “cobardía” y asegura que lo que hay que hacer ahora es “apoyar al Gobierno de España” porque estamos en un “estado de emergencia”

12-noviembre-2015. El programa HOY EN MADRID, presentado y dirigido por Ely del Valle, que de lunes a viernes, emite Onda Madrid, de 08:00 a 13:00h, ha recibido hoy la visita de Josep Bou. El presidente de los empresarios catalanes ha valorado las consecuencias que acarrearía la creación en Cataluña de una Hacienda propia y una oficina de tributación propia, aunque ha precisado, en primer lugar, que “esto no va a ocurrir porque el Gobierno ha dado un paso y el Constitucional ya ha dado un aviso a 21 responsables y les ha dicho que les van a corregir si es necesario, separar del cargo y, ya veremos, si procesar a nivel penal. Si se decide, después de esta suspensión, alentar la creación de la Agencia Tributaria, quienes lo decidan van a tener problemas con la justicia”. Bou ha añadido que “si esto no se corta, yo, Joseb Bou, me voy a Madrid, porque sería la primera víctima. La Agencia Tributaria catalana acabaría con mi empresa y mis trabajadores porque hemos alzado la voz a favor de Cataluña y de España, y eso no se perdona en el mundo nacionalista”.

“Nuestro ánimo –ha admitido- está aguantado con pinzas porque nos damos cuenta de que hemos sido incapaz de parar esto. Se ha dado un paso al frente y tenemos un problema tan importante que por fin parece que el Gobierno de la nación y el Tribunal Constitucional se ponen en marcha”.

Que Mas sea o no investido presidente no es para Bou la principal preocupación. En su opinión, “lo importante es el camino que ha cogido Cataluña, porque tanto Junts pel Sí como las CUP pretenden vulnerar la legalidad democrática. Eso es lo verdaderamente grave: que tenemos en el poder a personas que pueden causar un daño enorme a Cataluña”.

Para Bou ha sido una satisfacción que hayan hablado conjuntamente Juan Rosell, Jaime Malet, José Luis Bonet y Balbino Prieto para denunciar la ilegalidad del proceso, pero lamenta que “solo dos han hablado durante meses. Los otros dos están hablando ahora”, y se pregunta por qué no lo han hecho antes. “A buenas horas mangas verdes. Es una pena muy grande”. Aunque justifica esta pasividad porque piensa que “nadie se creía del mundo empresarial que esto podía llegar. El roto es tan grande que pensaban que, de alguna forma, se pararía”. “Hemos pecado de cobardía” –ha admitido, para explicar “que el mundo de la empresa es más débil de lo que parece. Estamos supeditados a la Administración de la Generalitat, que nos da permisos, nos control, nos fiscaliza, nos sanciona…Y hemos de vigilar muchísimo porque el poder nacionalista lo ocupa todo y para un empresario ponerse en contra es muy desagradable”.

El presidente de los empresarios catalanes ha explicado que “hay tres tipos de empresarios: los independentistas, que los hay; los no independentistas, que somos catalanes y españoles con naturalidad, y estos en su gran mayoría han estado silentes por temor; y los aprovechados, que dicen no te líes, tu deja que aprieten que esto no va a ir a más y si van apretando a Madrid, sacaremos. Estos son los cara que han jugado con fuego y ahora se están tirando de los pelos porque se dan cuenta que con su egoísmo están colocando a Cataluña en una encrucijada muy peligrosa”.

En su opinión, “lo primero que hay que hacer es apoyar al Gobierno de la nación. Si el Gobierno es del PP muy bien y, si es del PSOE, también, pero hay que apoyar al Gobierno para que no muestre signos de flaqueza y sepa actuar siempre con la Constitución en la mano”. Si no, “en unos meses la desinversión sería brutal, el capital huiría, las empresas se deslocalizarían -no 1.500 empresas en tres años, como ahora-, sino que serían decenas de miles. Sería un daño en Cataluña que tardaríamos décadas en levantarnos”. “Estamos en un estado de emergencia nacional y hay que apoyar al Gobierno”.

Más notas de prensa de Telemadrid suscribetesuscríbete