La Universidad de Alcalá dedica sus 15 impresoras 3D a producir máscaras de protección

La Universidad de Alcalá impartirá cursos de lengua española para refugiados sirios
Universidad de Alcalá |Telemadrid

La Universidad de Alcalá de Henares (UAH) ha puesto a trabajar sus impresoras 3D, un total de 15, para producir máscaras de protección destinadas al personal sanitario, ha informado la institución académica en un comunicado.

Las impresoras eran utilizadas hasta ahora para la docencia e investigación, como la fabricación de piezas utilizadas en robots, drones o modelos a escala para su uso en el aula. El personal responsable de controlar la producción se encuentra realizando turnos de trabajo, para garantizar las condiciones higiénicas tanto de las instalaciones como de las máquinas y el material.

Además miembros de la comunidad universitaria que cuentan con impresoras 3D en sus domicilios se han unido a la iniciativa y están ya fabricando este tipo de protectores desde casa.

Un kilo de material plástico, que tiene un coste aproximado de unos 20 euros, permite la fabricación de entre 40-50 máscaras. El stock de material con el que cuenta ahora la UAH va a permitir fabricar unas 500 de estas máscaras en los próximos días y ya se está procediendo a adquirir más materia prima para continuar produciendo tantas como sea necesario.

Una vez fabricadas está previsto que estas viseras, que pueden ser desinfectadas sin deteriorarse, sean enviadas al Hospital Universitario Príncipe de Asturias (HUPA), aunque los coordinadores están abiertos a peticiones de otros centros sanitarios que las precisen.

Respiradores

Aunque la UAH está centrada ahora en la producción de las máscaras, también participa junto diferentes grupos de toda España en un proyecto coordinado por la Fundación SEPI para la fabricación de un prototipo de respirador diseñado con técnicas 3D que pueda ser utilizado en casos excepcionales.

Serían respiradores de rescate, que se utilizarían puntualmente para el traslado de pacientes o para su uso durante un espacio de tiempo moderado, de modo que no haya que recurrir para estas funciones a los respiradores convencionales, que son imprescindibles para pacientes graves, que sí los necesitan de manera continua.

En el caso de la UAH, el trabajo se está llevando a cabo junto a un grupo formado por cuatro investigadores asturianos, conocido como Resistencia Team, y también en otro en el que participan Ferrovial y Airbus.

La idea es que, una vez que uno de los grupos participantes consiga desarrollar un prototipo probado y validado que pueda ser producido a mayor escala, garantizando unas condiciones óptimas de seguridad e higiene para el paciente, todos los implicados comiencen a reproducirlo en impresoras de toda España*puestas a disposición de este servicio que, en el caso de la UAH, serán diez máquinas.