El pantano de San Juan, al completo de madrileños en busca de naturaleza

La playa más concurrida (y larga) de la Comunidad de Madrid es la del Pantano de San Juan. Se llama Playa de la Virgen de la Nueva, tiene 10 kilómetros y por supuesto, está permitido el baño. Dispone de socorristas, baños públios y una calidad que le otorga una bandera azul. Cita ineludible de los madrileños que quieran darse un chapuzón y pasar un día 'playero'.
Imagen de archivo del pantano de San Juan |Redacción

El pantano de San Juan se ha convertido en uno de los primeros destinos turísticos de los madrileños tras el comienzo de la desescalada, donde aún no está permitido el baño, pero ya ha abierto las áreas recreativas y los establecimientos de hostelería, que tienen al completo sus reservas durante el fin de semana.

Carlos es el propietario del chiringuito La Martuka, y comenta que aunque este local siempre ha contado con muchísima clientela, la situación derivada de la pandemia ha hecho "más difícil" poder reservar una mesa, "aunque sea para tomar un simple café".

Completo hasta el 26 de junio

"Hasta el 26 de junio no se puede reservar, porque está todo completo", asegura Carlos, que comenta que este establecimiento también ofrece actividades acuáticas, como paddle surf o kayak, las cuales están "totalmente permitidas" desde la fase uno, aunque siguiendo "importantes protocolos en cuanto a desinfección y seguridad para los clientes y trabajadores".

Mario, que trabaja en las actividades al aire libre del Pantano, agradece que haya más gente los fines de semana después de lo "dura" que se ha hecho la cuarentena para el sector, el cual está "funcionando muy bien" estos últimos días porque hay "muchísimas reservas". "La gente lo que quiere es naturaleza", añade.

"La gente lo que quiere es naturaleza"

Jesús, que vive en el municipio Pelayos de la Presa, junto al embalse, explica que los pueblos de la sierra tienen una situación "especial", y es que durante los fines de semana "duplican" su población, lo que asegura que viene pasando desde el principio de la pandemia, pese a las restricciones y prohibiciones.

"La gente se comporta bien en general, la de Madrid y la del pueblo (...) y no nos da miedo que venga gente de Madrid, pero hay que entender que al ser un pueblo pequeño no tiene infraestructura suficiente para atender a las personas que vienen los fines de semana. Son bienvenidos, pero hay que entenderlo: Se saturan por muchas medidas que quieras tener", argumenta.

Visitantes aunque vecinos de la sierra madrileña son Antonio y su hija Eva, que es la primera vez que salen de su municipio y lo han hecho para acudir al Pantano "a tomar algo" y han visto como este lugar "está tope de gente".

"El pueblo está incluso peor que en verano, pero entiendo que la gente quiere hacer sus escapadas después de estar confinados tanto tiempo, pero con calma", señala Eva.

La previsión de segunda residencia se estima que será mayor que nunca en San Martín de Valdeiglesias, según el Ayuntamiento la mitad de los hosteleros han abierto sus terrazas, y les están funcionando "muy bien".

En el municipio se están extremando las medidas de seguridad adoptadas y la Policía Local está muy pendiente de que se cumplan, indican desde el gobierno municipal.