Madrid realojará en pisos y albergues a las personas sin hogar de Ifema y de un polideportivo de Arganzuela

Hospital de Ifema
Entrada de Ifema |EFE

El Ayuntamiento de Madrid realojará a las personas sin hogar que están acogidas en el recinto ferial de Ifema y en el polideportivo Marqués de Samaranch en 524 plazas repartidas entre pisos compartidos, pensiones y la extensión de la campaña del frío, que empezarán a funcionar el 1 de junio.

Madrid desmontará el recurso de acogida para 150 personas en Ifema el próximo 31 de mayo, mientras que el polideportivo situado en Arganzuela, con espacio para otras 150 personas, seguirá funcionando hasta julio.

El cierre de ambos recursos es progresivo, pues el Consistorio de la capital está derivando ya a algunos de los usuarios a la red Faciam y otros recursos.

El director general de Atención Comunitaria en el Ayuntamiento de Madrid, Alejandro López Pérez, ha detallado este miércoles en la comisión de Familias, Igualdad y Bienestar Social las medidas de acogida que se pondrán en marcha de cara al cierre de los recursos de emergencia para personas sin hogar puestos en marcha ante la pandemia del coronavirus.

En concreto Madrid mantendrá las 384 plazas de la campaña del frío en los albergues, que se han convertido en acogida de 24 horas, pondrá en marcha 60 plazas más en pisos compartidos, el modelo al que quiere evolucionar la capital, y otras 50 en pensiones. También se pondrán en marcha 30 plazas destinadas a mujeres sin hogar del programa “No second night”.

El objetivo del Ayuntamiento de Madrid es que quienes han estado acogidos y atendidos durante la pandemia no estén en situación de calle.

El coste

El grupo municipal de Vox ha criticado el precio pagado por la acogida de personas sin hogar, un contrato de 2,9 millones de euros, que supone más de 9.000 euros por cada plaza de acogida.

La concejala de Vox Arantzazu Cabello ha afeado lo que considera un contrato “muy caro” y “escandaloso” para 300 plazas de acogida. "Por este camino nos pulimos el presupuesto", ha afirmado la edil, que ha defendido la necesidad de libre concurrencia y publicidad para poder ajustar los precios y ha puesto en duda que el Gobierno municipal haya negociado el coste con la empresa concesionaria.

Además, Cabello ha cifrado en más del 30% los beneficios por este contrato, algo que ha negado el responsable de atención a personas sin hogar, el director general de Atención Primaria e Intervención Comunitaria, Alejandro López Pérez. “Es caro, sí, pero dimos la respuesta que teníamos que dar en el momento en el que lo tenemos que dar, cuando más lo necesitaban”, ha agregado el responsable municipal.