Madrid reduce a la mitad las ratios o 'burbujas' de convivencia de las escuelas infantiles municipales

Madrid reduce a la mitad las ratios o 'burbujas' de las 69 escuelas infantiles municipales
Un niño juega en una guardería de Madrid |TELEMADRID

El Ayuntamiento de Madrid va a reducir a la mitad el tamaño de las burbujas de convivencia en las escuelas infantiles municipales, de 0 a 3 años, rompiendo la pareja educativa para formar grupos aún más pequeños con el objetivo de evitar contagios.

Las ratios en las 69 escuelas infantiles de la capital, que inician el curso el próximo lunes, será de cuatro bebés por un profesor hasta el año de edad, siete menores con un docente de uno a dos años y ocho niños de dos a tres años por cada educador. Dejará así de haber dos profesores por aula al darse circunstancias excepcionales, aunque el modelo "funciona muy bien".

Las ratios de las escuelas municipales madrileñas serán por tanto más bajas que las fijadas por el Gobierno regional, de 20 alumnos por aula en el primer ciclo de Infantil, de 0 a 3 años.

El 'coordinador Covid'

Además, el Consistorio madrileño introduce la figura del coordinador de coronavirus, ideada por la Consejería de Educación y de aplicación en todos los centros educativos de la Comunidad de Madrid, según ha adelantado este jueves 20 minutos y han confirmado a Efe fuentes del área de Familias, Igualdad y Bienestar Social.

Las empresas adjudicatarias deben designar al coordinador Covid, que es el responsable de detectar casos sospechosos, actúa como enlace con las familias respecto al virus y vigila la correcta aplicación de los protocolos.

Madrid ha dictado un protocolo para evitar contagios que remitió ayer, 2 de septiembre, a los centros, cinco días antes de la reapertura de las escuelas.

Sin zapatos en el interior

Para impedir que el coronavirus entre en las escuelas infantiles, se tomará la temperatura a los niños a su llegada, se lavarán las manos de forma continúa; con los bebés se podrán usar toallitas y habrá gel hidroalcohólico en los accesos, las aulas y los despachos.

Además, los niños no entrarán con sus zapatos al interior y las escuelas podrán valorar si les dan un calzado específico o si pueden entrar descalzos o en calcetines.

Temperatura, juguetes, material...

Los juguetes que no se puedan desinfectar se retirarán y el centro debe lavar a diario las sábanas, las toallas o los baberos.

Los educadores tienen que llevar mascarilla en todo momento, salvo cuando estén en el aula con el grupo de convivencia, que no se mezclarán con otros grupos, y los centros deben valorar si es necesario el uso de batas o de guantes.

Los docentes también deberán tomarse la temperatura a diario y el material que usen -botellas, carpetas o bolígrafos- debe ser individual, además deben usar ropa específica en para el trabajo, lavada a diario, y recogerse el pelo.

Limpieza a todas horas

Las entradas y salidas serán escalonadas, en tramos de 15 minutos, permitiendo una flexibilidad de una hora en los horarios con más afluencia -9.00 y 16.00-, con circuitos diferenciados, y marcas en el suelo. Las familias no entrarán en las escuelas, pero sí podrán acompañar a sus hijos hasta el jardín o al patio “pudiendo pasar al interior del patio si el niño-a lo necesita”.

El trabajo de limpieza será continuo. En los centros habrá “puntos de higiene y desinfección”, de manos, y de calzado, las aulas deberán ventilarse de forma periódica y el personal de limpieza limpiará a diario todas las superficies y materiales.

Si hay positivos de coronavirus, habrá una desinfección específica de todos los espacios y se procederá a la aplicación del protocolo específico en caso de sospecha de covid-19.