Un total de 51 usuarios de residencias han muerto por covid-19 este verano en la región

Alberto Reyero
Alberto Reyero |EFE

Un total de 51 usuarios de residencias de mayores de la región han muerto por coronavirus desde el 22 de junio al 25 de septiembre, 33 de ellos este mes, ha informado este lunes el consejero de Políticas Sociales, Igualdad, Familias y Natalidad en la Comunidad de Madrid, Alberto Reyero.

Durante su comparecencia en la comisión de Políticas Sociales de la Asamblea de Madrid, Reyero también ha indicado que actualmente hay 71 residencias con usuarios algún o algunos usuarios contagiados, ocho de ellas con más de 10 infectados. En total, hay 360 residentes contagiados por covid-19, muchos de ellos asintomáticos. Además, 35 geriátricos tienen las visitas suspendidas.

Los brotes están ocurriendo en los centros con índice de inmunidad bajo

Por otro lado, el índice de inmunidad en las residencias madrileñas es alto, con una media del 61%. De hecho, según el consejero, los brotes están ocurriendo en los centros con índice de inmunidad bajo, es decir, donde en la primera ola de la pandemia no ha habido apenas usuarios que han pasado la enfermedad.

Dentro de los geriátricos públicos, destaca el de Alcorcón, con un 81 por ciento de residentes con inmunidad; el Francisco de Vitoria, con el 79%; o el Adolfo Suárez con el 70%. En índice medio se encuentra el Doctor González Bueno, al 66%; La Paz, al 64%; o el geriátrico de Colmenar Viejo, con el 54% En riesgo alto se encuentra la residencia de Torrelaguna, con el 7% de residentes con inmunidad; o la de San José, con solo el 3 por ciento.

"La situación en residencias está razonablemente controlada"

El consejero ha admitido que Madrid está "en una segunda ola y en una situación de riesgo". "La situación general es preocupante pero en las residencias está razonablemente controlada. Yo estoy menos preocupado ahora que hace mes y medio en residencias. Pero lo que nos ha enseñado la pandemia es que no podemos predecir lo que ocurrirá las semanas venideras", ha señalado.

Reyero ha reconocido que la primera ola del coronavirus en las residencias madrileñas fue "una auténtica hecatombe", pero ahora tienen factores para "no ser tan pesimistas". Así, ha explicado que ahora todos los centros deben tener 15 días de reserva de EPIs y otros 15 días que cubriría la Consejería.

Ahora, ha agregado, se pondrá en marcha test rápidos en la Comunidad que permitirán monitorizar de manera continua la situación en las residencias. Mientras tanto, ha recordado que se les está haciendo PCR a todos los usuarios cuando hay una persona con síntomas, además de los planes de contingencia establecidos.

El titular regional de Políticas Sociales ha indicado que en está funcionando en esta segunda ola la coordinación entre Políticas Sociales y Sanidad y la derivación hospitalaria "de manera adecuada". "Tenemos preocupación, pero sin bajar la guardia", ha resumido.