Abre los ojos

Un selecto museo de pintura flamenca

26.11.2014 | 0 Comentarios
arte_4

Paseando por el madrileño barrio de Salamanca a la altura del número 99 de la calle Claudio Coello encontramos la fachada de una iglesia de estilo ecléctico construída en el siglo XIX. No tenemos más que empujar la puerta para disfrutar de un interesante paseo entre obras maestras de los siglos XVI y XVII.

El edificio era el antiguo Real Hospital de San Andrés de los Flamencos creado para albergar a los pobres y peregrinos procedentes de las Diecisiete Provincias de los Países Bajos. Después de abandonar su labor como enfermería y hospedería y, gracias a una profunda remodelación,  se convirtió en 1998 en una Fundación cultural privada. Sus exposiciones, conferencias, cursos o conciertos han formado parte de la oferta cultural madrileña. Hace pocas semanas, en un intento por consolidar su actividad y garantizar su continuidad, reaparecía como Museo Carlos de Amberes.

Su  intención es enseñar al público una pequeña, pero selecta, muestra de la pintura flamenca fruto de dos siglos de intensas relaciones entre la monarquía hispánica y Flandes. En torno al “Martirio de san Andrés”, propiedad de la Fundación, se reúnen  treinta y tres obras de Rubens, Van Dyck, Jordaens, Jan Brueghel, Cornelis de Vos, Bernard van Orley, Michaelina Wautier o David Teniers. En su mayoría proceden del Museo de Bellas Artes de Amberes que permanecerá cerrado hasta  2017 por remodelación. Patrimonio Nacional ha cedido un tapiz y otros diez cuadros son préstamos del Museo del Prado.

La primera sala del recorrido está dedicada al paisaje y al retrato. Casi desde la puerta vemos, al fondo, un pequeño óleo sobre tabla, un retrato bellísimo de Margarita de Austria obra de Bernard van Orley. En la pared de la derecha, unos magníficos paisajes que combinan las vistas panorámicas con escenas de gran detallismo. A la izquierda está el “Retrato de familia” de Cornelis de Vos, donde el artista se pinta rodeado de los suyos entre alegorías y símbolos religiosos.  El Prado ha prestado “Policena Spinola, marquesa de Leganés” de Van Dyck, pintado con un punto de vista muy bajo que le confiere una gran majestuosidad. Muy interesantes son  las dos obras de Michaelina Wautier una de las pocas pintoras flamencas de la época y de la que se conocen pocos datos. Cultivó diferentes géneros: flores, pinturas de historia y mitológicas, pero sin duda sobresale como retratista. Son estupendos su “Retrato de joven” o las niñas vestidas de “Santa Inés y santa Dorotea”, pruebas de su magnífico talento.

La sala central o sala de la capilla sigue  presidida por “El martirio de san Andrés” de Rubens. La escena destaca por su dinamismo compositivo y también por el juego de expresiones y gestos, como el rostro afligido por el dolor del santo mirando al cielo.  La pincelada es suelta y la paleta de color muy rica y luminosa. Le acompañan, en lo que fue el altar, otros cuadros suyos: ”La educación de la Virgen” y el “Llanto por el Cristo muerto con san Juan y las santas mujeres”. 

Justo enfrente, ocupa la pared entera el tapiz de Patrimonio Nacional  “Los funerales del rey Turno, muerto por Eneas”, el único conservado de los nueve que forman la “Historia de Eneas” de Felipe II. Se atribuye a Jan van Roome y agrupa varias escenas: la principal es la comitiva fúnebre del rey y, en el plano superior, el casamiento de Eneas. Alrededor hay una cenefa con flores y frutos en guirnaldas que acompañan su aire festivo.


Entramos en el tercer y último espacio. Me gustan mucho dos pequeños idílicos paisajes de David Teniers: “La mañana” blanca y fría y “La tarde” que contrasta con su luz más cálida y la intimidad de los campesinos charlando. En las otras paredes hay bodegones de gran formato;  recordemos que el género de la naturaleza muerta es un clásico de  esta época.  El ejemplo más original es el “Mercado de pescado” de Joachim Beuckelaer, donde los personajes y la mercancía acumulada parecen salirse del cuadro. Pero, sin duda, la guinda de la visita son los once aguafuertes procedentes de la Biblioteca Nacional y de la Fundación Custodia de París que forman la pequeña exposición dedicada a los desnudos de Rembrandt. Colgados de cinco en cinco podéis deleitaros con “Hombre sentado en el suelo” o “Diana en el baño” y, en un aparte, con el maravilloso autorretrato “Rembrandt dibujando frente a una ventana” .

Salgo a la calle con la impresión de que se trata, sin duda, de un museo un tanto atípico. La visita merece la pena porque las obras forman un brillante  relato tanto histórico como artístico. Es cierto que no ayuda mucho la ausencia de cartelas o el pequeño catálogo  no demasiado clarificador. También se me plantean dudas sobre su futuro, si los préstamos son a diez años, ¿continuarán el Prado y Patrimonio aportando  nuevas obras de sus colecciones? Parece ser que la disposición de ambos, así como de los museos de Amberes y Bruselas, es buena.

Disipo mis objeciones pensando que lo importante es que este espacio encuentre su hueco entre el público porque lo cierto es que, en estos tiempos, el nacimiento de un nuevo museo representa un empeño titánico. Sin duda, un rayo de esperanza para aquellos que creemos que el mundo del arte no vive sus mejores momentos.

Twitter: María Vera
https://www.museodelprado.es/enciclopedia/enciclopedia-on-line/voz/diaz-padron-matias/
https://www.patrimonionacional.es/programas-culturales/publicaciones/otras-publicaciones/detalles/6838
http://catdir.loc.gov/catdir/samples/cam032/98025246.pdf

 

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
9 + 2 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
arte70x80

He sido siempre una apasionada del mundo del arte, me recuerdo adolescente comprándome en el kiosko unos coleccionables sobre museos del mundo que todavía conservo en casa. Cuando me licencié en la facultad me dediqué al arte moderno,  centrándome en Dalí, protagonista de mi tesis y de alguna de mis publicaciones. Ahora, en este blog, me apetece compartir con vosotros mis visitas a  las más interesantes exposiciones de Madrid, a sus museos y sus galerías, y teneros al tanto de la actualidad artística. ¿Os animáis a patear la ciudad conmigo?

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%