Abre los ojos

Trabajando en el cielo

10.12.2013 | 0 Comentarios
TORRES4

Si estando en Nueva York subes a un rascacielos siempre tienes otro o varios al lado o, como muy lejos, enfrente; eso no ocurre con las Cuatro Torres de la Castellana, si subes a una de ellas verás que no hay nada alrededor, Madrid entero queda a tus pies.

El paseo de la Castellana cruza nuestra ciudad de norte a sur y en él se concentra gran parte de la actividad tanto empresarial como cultural o de ocio de la capital. Firmas financieras, multinacionales, bufetes de abogados o museos y bibliotecas ocupan sus manzanas. Y es el norte de este eje vertebrador el que se convierte en espacio privilegiado para la innovación arquitectónica cambiando rotundamente el skyline madrileño . Sobre los terrenos de la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid se ha construido el parque empresarial Cuatro Torres Business Área (CTBA) que consta de cuatro rascacielos: la Torre Bankia, la Torre PwC, la Torre de Cristal y la Torre Espacio convertidos en los edificios más altos de Madrid y de España. Las obras comenzaron en el año 2004 y la última torre se acabó a finales de 2009. El proyecto no está completado porque dentro del mismo recinto se ubicará el “Centro Internacional de Convenciones de Madrid”, un edificio de Congresos con un gran auditorio.

La primera torre que sale a nuestro paso es la Torre Bankia cuyos 250 metros la convierten en la de mayor altura. Es obra de sir Norman Foster, premio Pritzker de arquitectura, que ha diseñado una estructura de acero con cuarenta y cinco plantas rectangulares divididas por  tres plataformas intermedias. Hay dos núcleos externos de hormigón armado -donde se sitúan los ascensores, las escaleras y la zona de servicio-  que forman el característico arco exterior, de placas de acero inoxidable, que recubre el edificio y le da carácter.

Junto a ella la Torre  PwC ( la multinacional Pricewaterhouse Coopers le da el nombre) es la única de las cuatro hecha íntegramente por arquitectos españoles: Carlos Rubio Carvajal y Enrique Álvarez -Sala. Su planta es un triángulo equilátero con un  revestimiento curvo dividido en dos. La doble fachada se completa con ventanales de vidrio colocados en diagonal que convierten al edificio en una especie de gigante de escamas. Alberga el “Hotel Eurostars Madrid Tower” en cuyo comedor podemos disfrutar de un almuerzo con, sin duda, la más impresionantes vistas panorámicas de Madrid.

A continuación está la Torre de Cristal cuyo diseño es del arquitecto argentino César Pelli en colaboración con Íñigo Ortiz y Enrique León. Se trata, para mí, del más elegante de los rascacielos. A medida que vamos subiendo la variación de la planta genera cambios en los cuatro planos de su fachada - recubierta de cristal azulado- dando al edificio la apariencia de un diamante tallado. En el último piso se aloja el jardín vertical más alto de Europa, obra del botánico francés Patrick Blanc, que forma un frondoso muro verde.


La última es la Torre Espacio de Henry N. Cobb, la de menor altura. Nos recibe con un majestuoso pórtico de entrada, la planta inicial es cuadrada en su base hasta dos sectores curvos formados por la intersección de dos cuartos de círculo en la cumbre. Esto proporciona al edificio una particular sensación de propulsión, parece una nave a punto de despegar.

A los pies de las gigantescas torres queda una amplia zona que ha sido acondicionada para el esparcimiento. El original diseño del espacio es obra del estudio Broadway Malyan. Se ha creado un jardín duro, donde como sucede en los rascacielos, predomina la línea recta, todo está como cortado con bisturí. Pequeños bloques de piedra a modo de plantas y altos tubos metálicos como si de árboles se tratase  bordean la zona más cercana a la Castellana. En la parte de atrás la recta deja paso a la curva, hay un sendero sinuoso con castaños de Indias que crecen sobre montículos de hiedra al lado de zonas de césped. En los parterres crecen especies autóctonas capaces de soportar el frío viento procedente de la sierra justo enfrente. Desde los miradores con asientos podemos contemplar el bonito jardín aromático con serpenteantes caminos. El conjunto se completa con un parque infantil y fuentes de luces de colores que junto a las vanguardistas marquesinas invitan al descanso y hacen más amable un entorno un tanto inhóspito.

Mención aparte merecen las cuatro esculturas diseminadas aquí y allá entre los edificios. A los pies de la torre Bankia está “Géminis” de Blanca Muñoz (Madrid, 1963). Colocada sobre un pedestal en la esquina de entrada, es una pieza hecha en tubo de acero inoxidable con connotaciones cosmológicas. Pequeña resulta la “Menina” de Manolo Valdés (Valencia, 1942)  petrificada delante de la imponente torre PwC que le da cobijo pero que también parece aplastarla. Junto a la torre de Cristal han colocado una esquemática cabeza de caballo hecha con placas de acero que se yergue sobre las letras del abecedario esparcidas por el suelo, es “Caballo alfabético” de Alberto Corazón (Madrid, 1942). Muy cerca de la torre Espacio nos observa “Simón sentado” de Francisco Leiro (Pontevedra, 1957). Representa a Simón el estilita cuya vida de austeridad y ascetismo le llevó a retirarse al desierto y a vivir sobre una columna. Como él la escultura de Leiro aparece pensativa, vuelta sobre sí misma dando la espalda a las hieráticas torres. Es el hombre solo, perdido en medio de la megalómana arquitectura futurista.


Para los curiosos que no padezcan de vértigo recomiendo este video

María Vera

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
1 + 3 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
arte70x80

He sido siempre una apasionada del mundo del arte, me recuerdo adolescente comprándome en el kiosko unos coleccionables sobre museos del mundo que todavía conservo en casa. Cuando me licencié en la facultad me dediqué al arte moderno,  centrándome en Dalí, protagonista de mi tesis y de alguna de mis publicaciones. Ahora, en este blog, me apetece compartir con vosotros mis visitas a  las más interesantes exposiciones de Madrid, a sus museos y sus galerías, y teneros al tanto de la actualidad artística. ¿Os animáis a patear la ciudad conmigo?

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%