A los toros

Suárez, afición y amistad sin complejos

28.03.2014 | 0 Comentarios
toros_rey_suarez_7

Ha muerto Adolfo Suárez. Ahora hay quien ha descubierto que era aficionado a los toros. Como si su hijo, Adolfo Suárez Illana, no lo hubiera repetido hasta la saciedad reivindicando así la herencia de su afición, que cual heredero le  llevara incluso a torear de corto en público como aficionado práctico.

Para la historia queda su conferencia en la Peña “Los de José y Juan” en marzo de 2008 en la que afirmó:

“Creo que, a estas alturas, si por algo me conocen, es por la encendida defensa que hago de otro torero: mi padre, de su figura y de su memoria. Lo hago por muchas razones. Y aunque sobren las palabras, les diré que lo hago porque me siento profundamente agradecido; porque me siento profundamente orgulloso del padre que tengo; porque le quiero con toda mi alma y porque además creo que es lo más importante que en estos momentos puedo hacer por él. De él lo recibí todo y a él se lo debo todo.”

No, no se nos ha ido un aficionado cualquiera. Dejo para otros el apunte de su perfil político, ahora tan sobradamente valorado y entonces tan injustamente vilipendiado. Hasta en eso la vida del primer Presidente de la nueva democracia, que no primera en la historia de España, se vio también vinculada a la vida de algunos toreros.

No, no se nos ha ido un aficionado cualquiera, pues nunca tuvo reparo en dejarse ver en las plazas de toros. Conocidas son las fotos junto al Rey Juan Carlos en la Plaza de Las Ventas. Y aunque menos conocido, su intento de ser novillero, algo de lo que tuve conocimiento en una de mis visitas a su pueblo natal de Cebreros, Ávila, donde bien se ocuparon sus paisanos de que me enterara para mejor conocimiento de la biografía de su hijo más ilustre y que luego me corroboraron sus hermanos Chema y Ricardo, también aficionados.

Un aficionado que no se escondía, de cuyo ejemplo bien pudieran aprender algunos de los actuales líderes políticos, pues salvo Pío García-Escudero, a quien la Fiesta todavía no le ha agradecido lo suficiente lo que hace por ella, o Enrique Múgica, pocas son las excepciones de quienes hacen gala de su afición y defensa de los toros en público, de uno u otro signo en los últimos tiempos, sometidos a lo políticamente correcto para no dejarse ver en las plazas de toros.

Pero quiero destacar también otra imagen de la que podemos presumir estos días al recordar al torero Juan José Padilla junto al hijo del finado. El pirata no se ha separado de su amigo Adolfo dando una nueva lección de torería, de amistad fraterna, de entrega y solidaridad con el ser querido herido, a quien el quite de su compañía le ha ayudado a buen seguro a mejor lidiar la difícil faena de tan irreparable pérdida en la vida de cualquier ser humano

.

A los que se preguntaban qué hacía un torero en los actos fúnebres, con su parche de pirata y su hombro presto de alivio en los momentos de tensa espera y actos del velatorio en el Congreso, traslado y funeral en la catedral de Ávila, habría que decirles que sencillamente ejerciendo de hermano, de amigo y de torero en el quite del dolor por la marcha del gran padre, Presidente y aficionado que lo fue sin complejos.

Lección de afición y amistad sin reparos que tiene nombres propios, Suárez y Padilla, para orgullo de propios y extraños.

Y yo me enorgullezco de ellos.

Twitter: Miguel Ángel Moncholi


 

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
5 + 6 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
moncholi_foto70

Miguel Angel Moncholi es periodista taurino por afición y por vocación. Doctor en Ciencias de la Información y Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid, Técnico en Relaciones Públicas, Diplomado en Protocolo y Profesor universitario, es Editor de Información taurina en Telemadrid, por cuyo trabajo en éste y en otro medios, como la Cadena SER, Burladero.com y un largo etcétera, ha sido premiado con una “Antena de Oro de Radio y Televisión”, dos “Premios Ondas”, tres “Premios de la Academia de Televisión”, un premio “Guillermo Marconi” y tres premios “Cossío”. Pero, su mejor premio es el contacto diario con la vida.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%