La Opinión de Hermann Tertsch

Seguimos divididos

10.05.2011 | 1 Comentarios
Obama condecora a los agentes que mataron a Bin Laden

Como era de esperar, el índice de popularidad del presidente Obama se ha disparado. Es la primera consecuencia política inmediata de la operación militar norteamericana en la que se dió muerte a Bin Laden en Pakistán en la madrugada del lunes.

Como ya sabrán todos, el terrorista más buscado del mundo y máximo responsable de los atentados contra las Torres Gemelas en Nueva York murió de un tiro en la cabeza. En una operación de perfecta ejecución, un comando acabo con su vida. Y se llevó al parecer mucha documentación muy valiosa para la seguridad de todos nosotros. Ayer ya les expresé mi entusiasmo por esta acción y por la forma en que el presidente Obama la anunció al mundo.

En el terreno político norteamericano el presidente ha neutralizado todos los argumentos de sus adversarios sobre su supuesta indecisión y debilidad en la lucha antiterrorista. Si pensaban los republicanos utilizarlos para la campaña de reelección, ya pueden ir guardándolos para otros presidentes futuros. Pero Obama ha logrado también con esta operación, en la que sin duda asumió mucho riesgo, unir a la sociedad norteamericana en estos momentos difíciles en los que la economía no acaba de arrancar. Y se multiplican otras dificultades.

Paradójicamente, lo que a los norteamericanos ha unido en el entusiasmo y la satisfacción, a los españoles nos divide. Frente a los que se han alegrado con Omaba y los norteamericanos -y nunca lo olvidemos, con los millares de familiares de víctimas de este megacriminal- se han alzado multitud de voces críticas a la operación. Sin duda merecen respeto todas las reservas de quienes hubieran preferido una detención y un juicio inmaculado. Lamentablemente en una acción de guerra como la habida la prioridad es otra. Y esta se cumplió.

Después están todas las voces del eterno antiamericanismo español para las que cualquier éxito de Estados Unidos es siempre una derrota. Y entre esos no son pocos los que revelan sus simpatías por el terrorista que solo en Nueva York mató a más de 3.000 seres humanos inocentes. Su odio a la libertad y a unos Estados Unidos que con todos sus defectos ha sido símbolo y defensa de esa libertad sólo es un problema para ellos. Y en todo caso para la pobre España. Porque si se impusieran nos llevarían por el camino de esos enemigos que son Chávez, Castro y tantos otros. Afortundamente hoy en Washington gobierna Obama y no Bush. Y por eso hemos visto una plena adhesión de nuestro Gobierno a la acción de Obama. Oficialmente también hemos estado en el lado correcto. Afortunadamante.
 

  • Bravo Hermann, siguies siendo el mejor! un saludo
    10.05.2011 chowk
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
12 + 0 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%