Nos queda la música

Robin Gibb

31.05.2012 | 1 Comentarios
Robin Gibb

Dicen que los famosos mueren de tres en tres. Pensamos que es una tontería pero quizá eso sea lo que ocurre con los músicos. Tras Adam Yauch de los Beastie Boys y tras la tristemente fallecida Donna Summer toca hoy hablar de Robin Gibb. Y toca ver mañana viernes 1 de junio en laOtra el “Nos queda la música” que le vamos a dedicar. A él y, claro, a los Bee Gees.

En efecto, hemos perdido a otro grande: Robin Gibb, de los Bee Gees. A veces eclipsado por Barry, Robin tenía mucho que decir en ese grupo de hermanos; más de lo que parece. Cuando uno piensa en los Bee Gees sin duda se acuerda de “Fiebre del sábado noche” y canciones como “Stayin’ Alive” o “Night Fever”, pero cuando llegaron esos hits, los Bee Gees acumulaban ya más de 20 años de carrera. Y un buen montón de éxitos. Resumiendo, 220 millones de discos vendidos por el trío en sus 50 años de actividad.

Robin Gibb fue clave en ese éxito. Y disfrutó también de cierto éxito en solitario. Aquí en España su tema más famoso seguramente es éste. No fue un hit ni en Estados Unidos ni en Gran Bretaña, pero sonó hasta la saciedad en el resto de Europa. ¿Se acuerdan de “Juliet”?

Robin Gibb jugando a ser un héroe, el Romeo de esta “Juliet”. Héroe venido al mundo el 22 de diciembre de 1949 en la Isla de Man, al ladito de Gran Bretaña. Y a la vez que Maurice, su mellizo, también fallecido. En el 58 la familia emigró a Australia. Allí los hermanos empezaron su carrera musical; al mando, Barry Gibb, que tenía 12 añitos (3 más que Robin y Maurice). Tras 2 discos sin mucha repercusión, vuelta a Inglaterra, donde a finales de los 60 llegó el ansiado éxito. Robin coescribió algunos temas con Barry y fue solista en varios de aquellos primeros hits, auténticas joyas como “To Love Somebody”, “Massachussets”, “I’ve Gotta Get a Message to You”, “Words”… incluso él solito escribió “New York Mining Disaster 1941”.

El gran stock de canciones y las armonías a tres voces de Bee Gees funcionaban a la perfección. Pero esa “armonía” se rompió con el álbum del 69: “Odessa”. Tras muchas discusiones, como single se impuso un tema cantado por Barry a otro cantado por Robin. Así que éste decidió lanzarse en solitario: con un disco titulado “Robin’s Reign”, “el reino de Robin”, y con un single que alcanzó el número 2 en su país, su mayor hit internacional como solista (con un millón de copias vendidas): “Saved by the bell”.

Mientras, los Bee Gees editaron un álbum con otro hermano: Leslie. Pero ya se sabe cómo son las broncas fraternas… En 1970 se reunían los 3 Gibb originales entrando en su década gloriosa. Para empezar, otro hit: número 3 en Estados Unidos ese mismo año: “Lonely Days”. Poco a poco irían virando al funk y al disco, hacia “Jive Talkin” y “Fiebre del sábado noche”. En el monográfico de mañana veremos muchas de estas canciones aunque prometemos un repaso futuro en profundidad a la carrera de los Bee Gees.

El caso es que en los 80 el trío relajó mucho el ritmo. Solo publicó 3 discos. Barry se dedicó a producir y componer para otros, hacer bandas sonoras y algún que otro disco propio. Maurice se echó largas siestas. Y Robin retomó en 1983 su carrera en solitario. Lanzó tres álbumes: “How old are you?” (1983, al que pertenecía “Juliet”), “Secret Agent” (1984) y “Walls have eyes” (1985).

Y tras esa secuencia de discos en solitario, vuelta a los Bee Gees. Aunque en el 88 llegó el mazazo: la muerte del hermano pequeño, Andy Gibb, también cantante, con solo 30 años. Robin se volcó en los Bee Gees la década siguiente pero justo cuando retomaba su carrera en solitario, en 2003, nueva tragedia: fallecía Maurice. Robin y Barry decidieron no seguir adelante como Bee Gees. Era el fin de la banda… pero sólo unos días después aparecía ese nuevo álbum en solitario: “Magnet”.

En sus últimos años trabajó a muy buen ritmo. Con temas sueltos, un disco en directo, otro de villancicos, colaboraciones varias… Muchas de ellas recuperaban viejos temas de los Bee Gees: por ejemplo “Too Much Heaven” con la boy-band US5, “I’ve gotta get a message to you” con The Soldiers, “My Lover’s Prayer” junto al cantautor inglés Alistair Griffin

Lo más reciente fue el “Titanic Requiem” compuesto junto a su hijo Robin John por el centenario del hundimiento del barco. Interpretado por la Royal Philharmonic Orchestra y editado mes y medio antes de su muerte, ocurrida el pasado 20 de mayo. Le queremos homenajear como es debido. El programa de mañana estará lleno de canciones, fragmentos de casi todos los temas mencionados. ¡No se lo pierdan!

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
12 + 8 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
joseluis_blog

José Luis Casado presenta los programas musicales de LaOtra "Nos queda la Música" y "Central de Sonidos"

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%