1 frame de 30

Realmente, los mejores...

21.10.2010 | 2 Comentarios
foto_pueblo_albelda

El “frame” congelado de esta semana no es otro que una bucólica estampa de Sobrescobio -un milagroso tesoro de la biosfera (toda Asturias lo es), teñido de verdes, ocres y azules- que fue nombrado “Pueblo Ejemplar” en 2009 por la Fundación Príncipe de Asturias. Sobrescobio es un pequeño concejo al sureste del Principado que está enmarcado dentro de la mancomunidad del Valle del Nalón. Sus habitantes, gente acogedora y de mirada limpia, (no llegan a ochocientos y pico, según el último censo) no caben de orgullo en sus zapatos desde que los Príncipes de Asturias les visitaran el pasado año, poco después de que les fuera concedido el galardón.

 

Es curioso el contraste que existe entre los lugareños de Sobrescobio, nobles y obstinados en su lucha por que el pueblo no se quede sin habitantes y por conservar la riqueza natural de sus tierras, respecto a las insignes personalidades que son premiadas cada año por la Fundación Príncipe de Asturias: observándoles bien, mirándoles a unos y otros por segunda vez, les confesaré que no me parecen tan diferentes.

 

Me explico:

 

Un Vargas Llosa, un Pau Gasol, un Arsuaga, un Antonio López, un Valentín Fuster, un Norman Foster… representan desde luego la excelencia y el buen hacer, cada uno dentro de su especialidad. Pintan, escriben, compiten deportivamente, investigan y diseñan mucho, más y mejor que otros muchos que también lo hacen bien. No sólo eso. Son, en sí mismos, ejemplos éticos y estéticos a seguir para la sociedad española. Por esa razón –después de intensas y a veces discutidas deliberaciones- esas y otras personalidades (la lista sería interminable si me propusiera hacer un resumen) son premiados cada año con un Príncipe de Asturias. Pues bien; para mí, los habitantes de Sobrescobio, sus cesteras, sus vaqueros, sus labradores, su médico, su cura, sus funcionarios del Ayuntamiento… me parecen también admirables y no demasiado lejos de la excelencia alcanzada por las insignes personalidades que, cada año, reciben la preciada estatuilla en el Teatro Campoamor de Gijón.

 

Estoy seguro de que un Antonio López comprenderá mi perspectiva y hasta perdonará mi osada afirmación en nombre de los otros premiados que han sido, son y serán.

 

Si Sobrescobio ha sido calificado “Pueblo Ejemplar” no ha sido por la deslumbrante belleza de sus montañas ni por la imponente presencia de sus lagos. No. Sobrescobio ha sido premiado por lo que son y por lo que significan sus habitantes: un microcosmos rural, una España en diminuto donde un puñado de hombres y mujeres tratan de hacer bien las cosas. No estoy describiendo un Edén, desde luego: son gentes con virtudes y defectos, con problemas y trajines, que luchan y sufren, que nacen, viven y mueren; como todos. Pero verán; la cualidad  que creo que ha tratado de valorar la Fundación al premiarles el año pasado (cada año hay un galardón para una determinada localidad asturiana) no es otra que el hecho de ser gentes–españoles todos ellos ejemplares- que han puesto todo su cariño en lo que hacen y que han dado lo mejor de sí haciéndolo. Si señor: fermentando quesos, arando, ordeñando vacas, construyendo un observatorio de aves acuáticas o levantando un polideportivo. Es verdad que nunca (aunque ¿quién sabe?) ganarán un Mundial, ni escribirán “La ciudad y los perros”, ni pintarán un amanecer memorable de la Gran Vía madrileña. Pero, aunque no alcancen la fama ni la gloria, los habitantes de Sobrescobio, con su trabajo, con su dedicación y su amor por la tierra, con su satisfacción por las cosas bien hechas, con su mirar siempre de frente, son un ejemplo para todos nosotros.

 

Lo que ha hecho la Fundación Príncipe de Asturias al premiarles a todos ellos, los unos y los otros, es hacer justicia y hacer que nos fijemos en que representan lo mejorcito de lo que tenemos.

 

Como lo son Gasol, Antonio López o Vargas Llosa*.

 

Sépase, pues.

 

*Por cierto: ¡bravo (y gracias atrasadas) a la Fundación Príncipe de Asturias por concederle su premio de las Letras al maestro Vargas Llosa veinticuatro años antes de que lo hiciese la Fundación de los Nobel!
 

  • verdaderamente, España entera es un tesoro. gracias por tus ánimos
    27.10.2010 josemanuelalbelda
  • Siempre con tu ojo en el mejor FRAME. Tengo que decir que si ya me gustaban vuestros reportajes, me gustan todavía más tus post. Mil gracias. No conzco Sobrescobio pero será uno de mis próximos objetivos. Si he conocido en León, pueblos como LOIS, que son también todo un ejemplo de lo que describes. Auténticos paraísos...¡si supiéramos el resto de los mortales lo que nos perdemos!
    21.10.2010 RAR
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
7 + 2 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Blog J.M. Albelda

Desde 1992 ha desempeñado su actividad profesional como periodista en la Cadena SER, Onda Madrid y Televisión Española. En 1994 comienza a trabajar en Telemadrid en el programa de reportajes El Semanal. Posteriormente estuvo en Panorama de Actualidad y en la sección de local. En 1997 comenzó a formar parte del equipo de redacción de Treinta Minutos, programa que dirige desde el año 2001, desde donde ha elaborado también especiales informativos documentales. Durante su actividad profesional ha obtenido los galardones Premio Ejército del Aire, Tiflos, Antena de Plata y Premio de Periodismo de la Fundación de Víctimas del Terrorismo.

 

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%