Abre los ojos

Procesiones, cofradías y nazarenos

14.04.2014 | 1 Comentarios
Semana Santa 00

Por fin llega la Semana Santa y no todos salimos de Madrid, a los que se queden les propongo convertirse en turistas y disfrutar de las procesiones que desde el Domingo de Ramos al Domingo de Resurrección, hermandades y cofradías han organizado. Más allá del fervor religioso, se trata de un vistoso espectáculo que impregna de solemnidad el centro histórico de nuestra ciudad. Cirios, flores y ricos mantos bordados aumentan la belleza de los pasos y el redoblar de los tambores y trompetas o el canto espontáneo de las saetas nos invitan a todos al recogimiento.

La organización de estas solemnes procesiones se remonta al siglo XVII, si bien durante el XVIII con la nueva mentalidad ilustrada se inicia una lenta decadencia. En 1805 el Consejo del Rey decide unificarlas en una sola que salía el Viernes Santo. Luego con la guerra civil muchos de los pasos se perdieron así que las cofradías iniciaron, poco a poco, la tarea de recuperar el patrimonio artístico perdido y devolver su esplendor a estas fiestas.

Actualmente las procesiones se concentran en cinco días de la Semana Santa y la mayoría de las hermandades madrileñas realiza una sola salida, habitualmente el mismo día y hora y con un itinerario fijo. Vamos a hablar de alguna de ellas.

El domingo de Ramos a las siete de la tarde sale de la Basílica Pontificia de San Miguel, situada en la calle San Justo, la procesión de los Estudiantes. Es la primera de la Semana Santa madrileña y lleva dos imágenes. Por un lado el Santísimo Cristo de la Fe y del Perdón: un crucifijo del siglo XVIII, obra de Luis Salvador Carmona, que va sobre un paso de estilo sevillano portado solemnemente por treinta costaleros. Le acompaña, bellísima, María Santísima Inmaculada: una virgen dolorosa de Juan Manuel Miñarro realizada en Sevilla en el siglo XX. Es llevada en un paso de palio hecho con plata y bordados y ricamente iluminado por cirios, faroles y candelabros. Impresiona verla pasear ya de noche acompañada por los cofrades de túnica y capirote negro con la música de las bandas militares de fondo.

Nuestro Padre Jesús de la Salud, popularmente conocido como el Cristo de los Gitanos, procesa el Miércoles Santo. Su punto de partida es la iglesia del Carmen y san Luis, en el número 10 de la calle del mismo nombre. La imagen, una talla de madera de cedro real, es obra de Ángel Rengel López llevada a cabo en 1996; tanto ella como el estilo de la procesión evoca el aire de las cofrafías y hermandades de la capital hispalense. Esta vez los nazarenos que le acompañan van vestidos con túnica y capa blanca y antifaz de terciopelo morado.

El Jueves Santo salen varias procesiones, el Gran Poder y la Macarena desde la Real Colegiata de San Isidro, pero una de las más queridas en Madrid es la de Jesús el Pobre. Su imagen y la de María Santísima del Dulce Nombre aguardan bajo la antigua torre mudéjar en la iglesia de San Pedro el Viejo en la calle del Nuncio. La talla de Jesús, tradicionalmente atribuida a Juan de Astorga data de finales del XVIII y se llevó a cabo en Sevilla para la duquesa de Santiesteban y Medinaceli que luego la regaló al templo madrileño. La imagen refleja el momento en el que Jesús es presentado ante el pueblo por Pilatos después de haber sido flagelado y coronado de espinas. El trono, adornado por candelabros en las esquinas, es muy largo e impone verlo moverse por las estrechas calles del Madrid de los Austrias. Junto a él pasea la virgen dolorosa, una escultura realizada en 1999 por la imaginera Lourdes Hernández. El momento más emocionante es cuando, al acabar, las dos imágenes se encuentran y la de Jesús hace una reverencia a la de la Virgen.

La procesión más moderna de la Semana Santa madrileña porque inició su salida en 2003 -recuperando una tradición del siglo XVII- es la del Cristo de los Alabarderos que podemos ver el Viernes Santo. Recibe este nombre porque en 1753 la congregación -que tiene la sede en la catedral de las Fuerzas Armadas- invitó al Real Cuerpo de Guardias Alabarderos a portarla. El Santísimo Cristo de la Fe es una imagen realizada en madera de cedro brasileño en 2008 por Felipe Torres Villarejo inspirada en las primeras tallas de la congregación y que sigue el modelo barroco de escuela andaluza que le representa aún con vida, con los ojos abiertos y la cabeza ladeada. Dispone de paño de pureza tallado aunque está oculto tras la faldilla de terciopelo. Dos días antes es trasladada desde la iglesia hasta el palacio real desde donde sale por la puerta del Príncipe.

Por último el Sábado Santo es la procesión de Nuestra Señora de la Soledad, una talla del siglo XVIII de Juan Pascual de Mena que parte de la iglesia de San Ginés. Alojada normalmente en una de las capillas del lado del evangelio, es una bella imagen entronizada en un paso de corte clásico. La Virgen es acompañada por una tamborrada que, media hora antes de la procesión, va a su encuentro para custodiarla y anunciar su paso por las calles del casco antiguo.

Seguidas con devoción por unos o simplemente con respeto las procesiones de Madrid son, sin duda, una excelente oportunidad para disfrutar y admirar nuestro patrimonio cultural.

  • Una gran ayuda esta estupenda guía para los que nos quedamos en Madrid.
    19.04.2014
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
4 + 3 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
arte70x80

He sido siempre una apasionada del mundo del arte, me recuerdo adolescente comprándome en el kiosko unos coleccionables sobre museos del mundo que todavía conservo en casa. Cuando me licencié en la facultad me dediqué al arte moderno,  centrándome en Dalí, protagonista de mi tesis y de alguna de mis publicaciones. Ahora, en este blog, me apetece compartir con vosotros mis visitas a  las más interesantes exposiciones de Madrid, a sus museos y sus galerías, y teneros al tanto de la actualidad artística. ¿Os animáis a patear la ciudad conmigo?

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%