Nos queda la música

Primavera Sound 2012: Tomando nota

06.06.2012 | 0 Comentarios
Crónica primavera sound

Tras las incomodidades del año pasado, los organizadores han tomado nota para el Primavera Sound 2012. Aumentando y mejorado las infraestructuras: las barras, los puestos de comida, los servicios, los accesos y, ya que estaban, la calidad del sonido y la imagen en (casi) todos los escenarios. Los escenarios en sí también han aumentado: ya son 7 si no contamos las diversas carpitas Unplugged. También -no tenemos forma de medirlo pero sí sensaciones- había bastante menos gente que el año pasado. Especialmente el sábado. Es de suponer que la no comparecencia de Björk ocasionó más de una devolución.

Las cancelaciones fueron tendencia. Además de la islandesa, Melvins y Sleep a última hora (doble mala suerte para los más metaleros) y, entre medias, EL-P. Le sustituyeron los portugueses Paus, toda una sorpresa con dos baterías. Segundo concierto del festival, el jueves, tras los simpáticos Friends, que no pueden ser más de Brooklyn... Palabras mayores encadenar después The Afghan Whigs (lección escalofriante de rock and soul a cargo del gran Greg Dulli y compañía, desbordados de cancionacas), Mazzy Star (encantadoramente intacta la voz de Hope Sandoval y un emocionantísimo final muy a lo Doors) y Beirut creciéndose en trompetas entre los Balcanes, México, París y su propio y hermoso planeta. 

Desintoxicación con los calambres de Thee Oh Sees, entre Cramps y B52, como bien apuntó un amigo. Falsete y flojera a cargo de Field Music; desbarre guitar-bombo con Reignwolf (White Stripes 2 en 1); vuelta al pasado tal cual con Mudhoney; anodino directo en el inmenso escenario Mini de Death Cab for Cutie; hemos visto mejores conciertos de Wilco y Spiritualized... Y el Escenario Pitchfork doblando el tocomocho con el playback clamoroso de Grimes -¿había algo en directo aparte de los torpes saltitos de los bailarines?- que echa a perder un gran disco, y el hip hop ahumado, torpe y denigrante de A$ap Rocky. Bombino nos acercaron al desierto sahariano y Franz Ferdinand certificaron la fiesta con músculo y un gozoso intervalo Disco con homenaje a Donna Summer. Kapranos, la garganta enferma, no se rindió.

El viernes arrancó con The Chameleons. Queda muy lejos su afterpunk en transición a la psicodelia épica y oscura, pero acabamos reconociendo varias canciones y disfrutando con su miniversión de Transmission ¿Por qué será que en todos los Primaveras acaba sonando Joy Division' Girls fue de lo mejorcito del festival. La naturalidad con la que Christopher Owens imparte lecciones magistrales de pop -sin discriminación de géneros- desarma y deja sin palabras. Logra además recordar a muchas cosas sin dejar de ser él. Matrícula de honor pese a sus pintas imposibles.

Rufus Wainwright se impuso a su horario (aún con luz) cautivando a propios y extraños con homenaje a su madre incluido. Afrocubism nos devolvieron al baile cruzando más que miradas entre Cuba y el África Negra. Escarbando en raíces comunes con cabeza y devoción. Luego tocó ver algunos tramos de las 3 horas que tocaron The Cure. Un concierto sólido que no quiso quedarse a ninguna carta picoteando a veces sin ton ni son a lo largo y ancho de su discografía. Tocaba asistir a la bendita locura de The Dirty Three. Virtuosos y libres, que no caóticos, y ordenados -pese a las apariencias- en torno al barbudísimo Warren Ellis, violinista favorito de Nick Cave.

Un paso fugaz por Codeine -¡cuánto deben Low a estos pioneros del slowcore!- y otro innecesario por Sleigh Bells -¿Glam metal y shoegazer para animadoras?- desembocaron en el agujero negro del metal. Napalm Death, primero, apisonaron el terreno -cayó hasta su tema de 3 segundos- con dosis compensadas de velocidad e intensidad y un cantante que debió recorrerse el escenario varios cientos de veces. Mayhem, luego, acojonaron más que otra cosa con la crudeza de su black metal sin concesiones. Añadan cabezas de cerdo sanguinolentas, fuego -aunque poquito- y la impavidez malencaradísima de los músicos a esa máscara terrible que llevaba el cantante.

Tras la sobredosis emocional de esos Coldplay sintéticos (oh-oh-ooohhh) llamados M83, llegó la diversión con The Rapture. Mucho oficio para hacernos bailar. Una máquina especialmente engrasada en hits inmortales como House of Jealous Lovers.

El sábado empezó con la (importante) decepción de Veronica Falls, que perdieron la oscuridad de su notable debut (estuvieron mucho mejor en Madrid en el Primavera Club). A curarse con Lisabö, que dan todo lo contrario. Su rock físico y expresionista es mejor en distancias cortas pero aún así llenaron el escenario -e impregnaron a los muchos que estábamos allí- de espasmos, energía y vitriolo. De ahí al principal, a ver el atardecer en compañía de Kings of Convenience. Precioso dicho atardecer y preciosa la banda sonora de los noruegos, especialmente cuando están solos con sus voces y guitarras. 

De ahí a Dominique A, que una vez más estuvo soberbio. Más guitarrero e intenso que nunca y con el apoyo de un quinteto de cuerda que levantaba sobre todo los temas de su último y -una vez más- enorme disco: Vers les lueurs. Rabia exquisita. Para digerir el fiasco de Saint Etienne (Sarah Cracknell ni se molesta en afinar aunque dicen que estaba malita), paseos por Chromatics y Godflesh con parada y fonda en Yo La Tengo, que fueron de menos a más en sonido, intensidad y repertorio. The Pop Group, con el físicamente enorme Mark Stewart al frente, pusieron su carne y la nuestra en el asador (tan vigentes como cuando empezaban) y el directo de Wild Beasts explica por qué tienen tan buena prensa… Y traca final con Justice jugando -pero muy bien- a ser una mezcla de Daft Punk y los Chemical Brothers. Baile masivo. Un espectáculo de luces, bailoteos, parones y subidones que nos dejó a tono... para volver -ya sin dudas- en 2013. En 3 meses, a comprarse el abono…

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
3 + 15 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
joseluis_blog

José Luis Casado presenta los programas musicales de LaOtra "Nos queda la Música" y "Central de Sonidos"

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.7%
No
36.3%