La Opinión de Hermann Tertsch

Presupuestos

01.10.2010 | 0 Comentarios
hermann_presupuestos

Los presupuestos generales del Estado para el 2011 ya están en el Congreso de los Diputados. Las cuentas del estado, la ley más importante del año por definición, llega en las mismas condiciones que las anteriores. Es decir solo el Gobierno pretende que se cree realmente estos presupuestos. Por lo demás, nadie se los cree porque están trufados de optimismos infundados y una parálisis general de objetivos.

 

El PNV que votará a favor de los mismos, lo hará porque ha vendido bien su voto. El precio han sido cerca de quinientos millones de euros, transferencias políticas y una buena zancadilla política al lehendakari socialista Patxi López. Ya saben que el lema vital del presidente Zapatero es ese ya famoso "como sea". Pues así quiere prolongar a trancas y barrancas la legislatura. Una legislatura que termina agónico el inquilino de La Moncloa. Y de la que nada se puede ya esperar más que mayor angustia, deterioro y resignación. Serán dieciocho meses perdidos. Cuando lo que necesita el país es un contundente golpe de timón. Que nos libere de las nefastas inercias de esta legislatura. Que busque con decisión recuperar la credibilidad perdida en el exterior. Y que genere al menos esperanza entre los agentes económicos, como primer paso hacia la confianza.

 

Ayer ya le llovieron enmiendas a la totalidad a estos presupuestos, desde todas las direcciones y por mil motivos. Muchos se quejan de que se ha recortado en donde no se debía. De que los presupuestos serán paralizantes para la economía y el desarrollo. Otros simplemente resaltan que estos presupuestos son el producto típico de la forma de gobernar de Zapatero. Porque sus premisas son falsas y sus previsiones también. Luego son lo que podríamos llamar una mentira global. Mientras llegan noticias del exterior que debieran dejar claro hasta a los sindicatos donde nos hallamos de verdad. Y que ridiculizan una vez más los anuncios solemnes del presidente dando por cerrada nuestra crisis de deuda.

 

Así, la rebaja de nuestra calificación de deuda por parte de la agencia Moodys, anunciada ayer, se ha asumido casi con alivio porque muchos temían nos rebajaran en dos categorías y no en una. Y nuestro diferencial de deuda con el bono alemán, indicador de referencia, alcanza cotas históricas. No se fían de nosotros. Ese es el panorama, queridos amigos.

 

Ahora me dirán Ustedes si vamos a generar confianza en el interior y transmitirla al exterior con un presupuesto que todos saben mentiroso. Y con una remodelación del Gobierno que haga saltar un poquito a nuestras ministras de una cartera a otra. Difícil le resultará al presidente encontrar capital humano importante, personas realmente cualificadas para un Gobierno cuya vocación es el lento naufragio en año y medio. Así las cosas solo cabe decir a los españoles que aguanten, que antes de que mejoren las cosas, se van a poner mucho peor. 
 

(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
1 + 4 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.
Hermann Tertsch Blog

El periodista Hermann Tertsch repasa cada noche la actualidad desde un punto de vista crítico y analítico. De lunes a jueves, en Diario de la Noche.

Artículos anteriores

La Encuesta

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%